Primeros síntomas de deshidratación

Para detectar de un modo sencillo si padecemos deshidratación estos son los síntomas que aparecen en primer lugar y que podremos identificar de un modo más sencillo, que nos animarán a actuar de inmediato:

  • Sed intensa y se puede presentar hambre: el cuerpo presenta deseos de tomar agua en abundancia y alimentos.
  • Fatiga y somnolencia: una sensación de cansancio se presenta y además genera un estado de modorra y pesadez que se puede reflejar en confusión.
  • Dolor corporal, principalmente en espalda y cabeza: la fatiga que causa puede ir acompañado de una sensación de tener el cuerpo adolorido en general, mismo que torna el movimiento lento y molesto.
  • Mareos, náuseas y deseos por vomitar: pueden darse en intervalos de uno a otro o de forma simultánea donde los mareos causan esos deseos de vomitar. Pueden también presentarse descomposiciones estomacales.
  • Respiración agitada y por la boca: todos los síntomas además producen una agitación en el sistema respiratorio que bien podemos identificar.

Si los síntomas se van incrementando, es necesario hidratarnos inmediatamente y en abundancia con líquidos como sueros, jugos y evitar las bebidas gaseosas, el café y tés que aumentan la producción de orina. Así mismo debemos comer regularmente y de preferencia caldos para evitar la desnutrición. En el caso de los bebés que están amamantando, es necesario seguir con la alimentación de leche materna regular y acudir al médico.

También protégete de los golpes de calor

Además la deshidratación puede ser un síntoma de golpe de calor, así que ten cuidado al exponerte al calor extremo. Los síntomas son parecidos a los de la deshidratación pero son más violentos porque llegan de forma repentina con nauseas, vómitos, deshidratación, fiebre y descomposición estomacal. Así que, evita ambos problemas con los siguientes consejos:

  • Protégete del sol con paraguas y sombreros
  • Mantente hidratado con bebidas especiales como sueros
  • Evita las horas de mayor calor como el medio día
  • Evita los cambios bruscos de temperatura
  • Come abundante fruta y verdura con alto contenido de agua
  • Hidrátate con más esmero si realizas algún deporte
  • Consume alimentos con agua como caldos y sopas
  • Evita la cafeína en sodas, café, y tés

Con estos consejos podrás reconocer los síntomas de deshidratación y además lograrás también protegerte del golpe de calor que genera deshidratación al cuerpo, y con más esmero cuida a ancianos y niños porque puede ser más peligroso para ellos deshidratarse.