Siembra

La variedad de colores que ofrecen los tulipanes es excelente, además son ideales para adornar jardines, sus colores pueden ir desde verdes, violetas, naranjas, amarillos, fucsias, e inclusive pueden florecer con una mezcla de colores.

Para sembrarlos necesitas plantar sus bulbos a 10 centímetros de profundidad, de igual manera debe existir un espacio de la misma medida entre cada bulbo plantado. La época ideal para su siembra es septiembre, de esta manera cuando llegue invierno ya tendrán sus raíces maduradas y soportarán el frío.

Si utilizas macetas para sembrarlas en lugar del suelo del jardín, puedes hacerlo entre los meses de septiembre a diciembre, pero ten cuidado con que no reciban mucho frío, aunque debes mantenerlos en un lugar fresco. Una vez que comiences a ver la planta florecer deja que reciba sol, esto ayudará a su crecimiento.

Florecimiento

El florecimiento de los tulipanes se tarda 4 meses luego de que son sembrados, y se pueden conservar de manera saludable y con un hermoso aspecto durante unos 20 a 30 días. Luego de este tiempo su flor se marchita, corta su tallo principal donde se ubica la flor y deja que el resto de la planta se seque. Retira el bulbo de su área de plantación y almacenarlo en un recipiente que contenga arena seca, de esta manera podrás reutilizar ese bulbo para la próxima temporada de siembra.

Tips para el cuidado de los tulipanes

Debes prestar atención al suelo donde sembrarás los tulipanes ya que debe tener un excelente drenaje, si el suelo posee pozos donde se puede estancar el agua, la planta puede correr el riesgo de enfermarse.

Es necesario que la planta reciba sol, así que lo mejor sería plantarlos en el lugar más iluminado del jardín, por otro lado su riego debe hacerse con regularidad, ya que suelo donde se encuentren debe permanecer húmedo la mayoría del tiempo. Cuida que el agua no quede estancada.

Si deseas que tus tulipanes crezcan y tengan un desarrollo saludable debes utilizar fertilizantes. En las tiendas de jardinería podrás conseguir algunos líquidos o si lo deseas fertilizantes sólidos, riégalos cerca de su bulbo. Con esto no solo ayudarás a su crecimiento sino que evitaras que las plagas molesten tus flores.