Comer de Manera Saludable

Solemos tener un concepto bastante abstracto de las emociones y de nuestra mente, pero lo cierto es que todo lo que sentimos nace del cerebro y el cerebro (y la mente) es un órgano como cualquier otro. Por tanto, nuestra felicidad depende mucho de los nutrientes y las vitaminas de los alimentos que nos llevamos a la boca.  La variedad es la marca de una dieta saludable (muchas verduras, muchas frutas y poca carne)

Si nuestros cuerpos están enfermos, el dolor y los malestares influenciarán en nuestro humor. Evita las harinas, los alimentos procesados y las gaseosas (asociadas a la subida de peso y la malnutrición), las leches y sus derivados (asociadas a problemas gástricos y canceres) y las bebidas alcohólicas y de infusiones, como el café y el té negro. No es cuestión de nunca jamás volver a tocar estos alimentos pero mientras menos lo hagamos, mucho mejor.

Hacer Ejercicio

El sedentarismo tiene graves consecuencias para el cuerpo, lo que se traduce en dolores, enfermedades y procesos neuroquímicos anormales. No es necesario ir al gimnasio, pero una linda caminata de 30 minutos por el parque bajo el sol hará maravillas con tu estado emocional. Si te resulta difícil salir de casa, piensa en estos 30 minutos de caminata como en una tarea de esas que simplemente debes hacer. No puedes evitar salir a trabajar o a comprar alimento, pues tampoco puedes evitar salir a dar esta caminata de 30 minutos. Una vez que se instala el hábito, te resultará de lo más sencillo.

Adopta un Perro o un Gato

Numerosos estudios han comprobado que los animales de compañía resultan profundamente terapéuticos, tanto para niños como para adultos. Las personas dicen sentirse ‘seguras’ en compañía de sus animales y al parecer no hay nada más relajante y terapéutico que la indiscriminada alegría de un perro y el suave ronronear de un gato.

Ten en cuenta, sin embargo, que también tienen necesidades: el perro requiere paseo, compañía, baños, y muchos gatos no toleran la soledad tan bien como la sabiduría popular supone. Hay que limpiar sus desechos. Demandan gastos: atención veterinaria, piedras sanitarias y alimento. Adopta un animal de compañía de manera responsable.

Sociabilizar

La soledad tiene graves consecuencias en nuestro estado de ánimo porque el cerebro no recibe los estímulos necesarios para operar como debe. No es ‘anormal’ o ‘malo’ preferir la soledad, pero resulta un problema cuando no es querida o si se prolonga por largos períodos de tiempo. Si eres de esas personas que declinan invitaciones por ‘falta de ganas’, imponte el deber de relacionarte con otros al menos una vez por semana. Veras los resultados positivos rápidamente.

Si quieres socializar pero te resulta angustiante o imposible, busca grupos de trabajo en tu zona (centros de salud o fundaciones) para poder ir superando esta dificultad. Asegúrate de estar recibiendo asesoramiento profesional.

Consulta con un profesional de la salud mental si crees estar sufriendo de depresión, incluso si comienzas a seguir estos consejos. Son una ayuda, pero pueden no ser efectivos como tratamiento.