Ya sea que guardemos información privada como fotografías familiares o íntimas, o documentos importantes de nuestro trabajo, nadie desea que su información sea vista por otras personas, por lo que deben poner en práctica las siguientes iniciativas.

El almacenamiento en la nube nunca será completamente seguro

Lo primero que debes tener en cuenta es entender que el almacenamiento en la nube no es y nunca podrá ser completamente privado, ya que los datos que subes a Internet ya no están almacenados en tu computadora sino en un gran servidor, al que podrás acceder desde cualquier parte del mundo y cualquier dispositivo. Así, si alguien tiene acceso al usuario y contraseña que has creado para resguardar tus datos, podrá observar toda la información que hayas archivado.

La contraseña es la mejor arma

Tener una contraseña segura es la mejor arma para que nadie pueda tener acceso a nuestra información, de allí la importancia de crear una combinación ideal que sea difícil de adivinar para terceras personas pero fácil de recordar para nosotros. También se puede utilizar un gestor de contraseña como alternativa o elegir un patrón y hacer una contraseña personalizada.

Verificación en dos pasos

Otra iniciativa muy útil es habilitar la verificación en dos pasos, que implica un paso más que se debe completar al momento de acceder a nuestra información. Supongamos que un hacker logra dar con nuestra contraseña principal, pero no puede completar la segunda fase de seguridad, gracias a que hemos configurado nuestro servicio con la verificación en dos pasos. Aquí se evidencia la utilidad que tiene esta práctica. Los servicios de almacenamiento en Internet como Dropbox y Google Drive permiten esta característica de seguridad, en caso de utilizar otro servicio indaga si también admite esta opción.

Cifra tus archivos

Como una medida de seguridad mucho más extrema, puedes cifrar tus archivos. El cifrado consiste en bloquear las carpetas o archivos específicos, señalando quién puede tener acceso a ellos y utilizando una clave específica para hacerlo. Esta tarea puede resultar un poco más tediosa, así que puedes realizarla para aquellos casos donde la información es muy sensible.

En suma, recuerda que la seguridad de la información que subes a la web depende en gran medida de las prácticas que desarrolles para proteger tus datos, ya que el sistema por sí solo no garantiza una protección total de tus datos.