La salvia es una planta cuyas propiedades medicinales se conocen y aprovechan desde hace milenios. Se la utiliza para tratar trastornos intestinales, síntomas de la menstruación y menopausia y en infecciones de distinto tipo. Además, se le atribuye la capacidad de disminuir los niveles de azúcar en sangre por lo que se la recomienda para prevenir la diabetes y en pacientes ya diagnosticados que desean un remedio natural para regular su glucemia.

Propiedades hipoglucemiantes de la salvia

Entre los muchos beneficios que posee la salvia se encuentra el de bajar el nivel de azúcar en la sangre a través de su acción directa sobre la liberación de insulina. Esta hormona, secretada por el hígado ante un aumento del azúcar en el organismo -por ejemplo, luego de una comida- permite los niveles de glucosa se mantengan estables y que se distribuya en todos los sistemas orgánicos de acuerdo a sus necesidades. Además, es muy importante para procesos tan diversos como el metabolismo de las grasas, el crecimiento e incluso el estado de ánimo.

Cuidar lo niveles de azúcar en la sangre -o glucemia, como se conoce científicamente- resulta primordial para prevenir la aparición de la diabetes, combatir sus síntomas y evitar enfermedades que también pueden desencadenarse por el abuso de los hidratos de carbono.  La salvia es una muy buena opción natural al tomarla en forma de ifusión para acompañar otros tratamientos. Además sus beneficios se extienen más allá de su capacidad de bajar el nivel de azúcar en sangre. Además, se la puede combinar con otras plantas y hierbas similares que potencien sus efectos para que se la pueda aprovechar al máximo.

Salvia en infusión

Tomar salvia para la diabetes

Existen diferentes tipos de diabetes, pero la más conocida y extendida en todo el mundo es la denominada tipo 2. Esta suele afectar a personas mayores de 40 años y aunque el estilo de vida suele ser importante para su aparición, los antecedentes familiares también son un factor clave para tener en cuenta. La diabetes tipo 2 puede controlarse con medicación y, sobre todo, siguiendo una dieta para mantener los niveles de insulina y azúcar moderados.

Además de los remedios tradicionales, los diabéticos pueden ayudar a su tratamiento con productos naturales como la salvia. Las hojas de esta planta pueden conseguirse en su lugar de origen o comprarse en tiendas naturistas en forma seca para realizar infusiones con ellas. Cada paciente debe consultar con su médico antes de tomarla, pero se recomienda hacerlo varias veces por semana en forma constante para que sus efectos sean constantes.