Salsa de bacon

Ingredientes

  • 1 huevo
  • 1 medida de aceite (una taza) puede ser de oliva o el que desees.
  • 5 porciones de bacon
  • Cilantro
  • Perejil
  • Sal y pimienta

Preparación

Utiliza una licuadora para batir el huevo junto con una pizca de sal y pimienta, deja licuar hasta blanquear la mezcla, sofríe la tocineta en el aceite para darle sabor al aceite, una vez que lo hayas sofrito, saca en una taza el aceite y agrégalo a la preparación anterior en la licuadora, poco a poco, cuando la mezcla esté espesa, es el punto exacto de la salsa, y es momento de verterla en un recipiente.

Corta el cilantro y el perejil en cuadros pequeños, añádelos a la salsa, con un papel absorbente retira el exceso de aceite al bacon y luego pícala en trozos pequeños, agrégala a la salsa, mezcla muy bien con una cuchara y listo. Esta salsa puede conservarse durante algunas semanas en el refrigerador, si está herméticamente tapada.

Salsa Bechamel

Salsa Bechamel

Ingredientes

  • 50 g de Margarina
  • 50 g de Harina
  • 1 taza de leche
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  • Sal

Preparación

Utiliza una olla para calentar la leche, mientras que en otra deberás colocar la mantequilla a derretir, a fuego lento. Una vez que la mantequilla se haya derretido, agrega la harina y deja reposar por no más de 1 minuto, esto se hace para evitar que la salsa tenga sabor a harina cruda y adquiera el sabor de la margarina, luego mézclala con una cuchara de madera.

Cuando la leche haya hervido, agrégala a la preparación y retírala del fuego, remuévela constantemente durante unos cinco minutos, hasta que ya no haya grumos en la salsa. Finalmente raya un poco de nuez moscada sobre la salsa y añádele una pizca de sal. Esta salsa es ideal para gratinar pastas.

Salsa de ajo

Salsa de ajo

Ingredientes

  • 8 dientes de ajo
  • 1 huevo
  • 300 cc de aceite
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • Pimienta negra molida
  • 1 ají pequeño
  • 1 cucharada de mostaza
  • Sal

Preparación

En una licuadora vierte el jugo de limón junto con los ajos previamente pelados y licúalos, sin apagar la licuadora agrega el huevo y la sal, luego de esto, añade la pimienta junto con el ají y la mostaza. Cuando observes una mezcla homogénea y firme, comienza a añadir el aceite poco a poco. Cuando termines de verter el aceite y observes que la mezcla esté firme, puedes apagar la licuadora. Si lo deseas añade a la receta una cucharada de mayonesa o usa un trozo de algún queso blanco de tu preferencia.

Esta salsa es ideal para acompañar con pan, o para acompañar alguno de los platos que prepares que combine bien con este sabor.