Te damos a continuación cuatro puntos que te ayudarán a identificar si tu hijo tuviera alguna intolerancia al gluten, un modo rápido de saber si hay un problema de alergia a este componente. Detectar lo antes posible este problema te permitirá cuidar de un modo adecuado la dieta del niño/a desde temprana edad, evitando así las molestias que genera por los diferentes síntomas, todos ellos muy molestos para quienes lo sufren.

  1. Problemas digestivos constantes: Dentro de los primeros síntomas a notar encontrarás que tu hijo sufre de hinchazón, de diarrea o estreñimiento, así como problemas de gases causados por una reacción de resistencia en su cuerpo al gluten. Mismos síntomas que se pueden confundir con problemas de digestión en sí.
  2. Migrañas y confusión: Otro de los síntomas recurrentes que pueden llegar a confundir son las migrañas y la confusión que el gluten en una comida produce a los chicos. Si estos van acompañados de mareos y de una fatiga producto de un alimento alto en gluten como un pan dulce, es preciso tomar nota y mencionarlo al médico.
  3. Reacciones en la piel: El gluten puede provocar una mala asimilación de las grasas presentes en los alimentos, misma que provoca una resequedad en la piel o la llamada piel de gallina en el niño celiaco. Granitos y piel escamosa es también síntoma de que algo no anda bien con la dieta del pequeño.
  4. Hormonas alteradas: Cuando los niños crecen y entran en la etapa de la adolescencia es que se presenta este tipo de señal, ya que la enfermedad celiaca se manifiesta por alteración de los ciclos hormonales más comunes. En las jovencitas identificar esto es sencillo porque los días entre regla y regla se vuelven irregulares.

También son síntomas de la intolerancia al gluten los cambios drásticos en el humor de los chicos y la inflamación o hinchazón en las articulaciones.

¿Qué hago si mi hijo es intolerante al gluten?

Lo primero por hacer es visitar al pediatra para una correcta evaluación, pero antes de hacerlo quizá quieras ayudar al médico por medio de eliminar de la dieta de tu hijo el gluten, ya que así podrás percatarte si es que los síntomas disminuyen conforme los alimentos con gluten se recortan de la vida del niño.

Una vez que reconozcas que efectivamente los síntomas han disminuido y el médico dé el diagnóstico, es necesario eliminar de la dieta de tu hijo el gluten por completo y revisar las listas de alimentos procesados que lo contengan en menor cantidad. La etiqueta “sin gluten” será su nueva amiga en todo alimento.