Extensiones de cadera

Ubica una esterilla o una colchoneta en el suelo, en un lugar donde tengas espacio. Recuéstate al borde de la colchoneta, usa los músculos de tus glúteos y los de tus piernas y con la ayuda de tus manos en la cadera, levanta tus piernas hasta fijarlas ambas en la misma posición. Una vez que logres estar estabilizado, comienza a alternar una pierna sobre la otra, una adelante y otra atrás, turnando ambas, haciéndolo de forma constante una y otra vez, sin detenerte. Debes hacer repeticiones en este ejercicio de unos quince pataleos por serie. Luego ve aumentando.

Patina

Si no estás acostumbrado a los ejercicios repetitivos y no posees disciplina para ello, otra de las opciones más divertidas es patinar. El patinaje es considerado uno de los deportes más completos para trabajar los glúteos y los músculos de las piernas, es ideal para darle forma a los glúteos y ayudar combatir esa grasa que se acumula en ellos. No solo estarás cuidando tu cuerpo, sino además estarás liberando tensiones y previniendo enfermedades de corazón.

Elevaciones hacía atrás

Ubícate en un lugar abierto y con suficiente espacio. Párate y coloca tus manos sobre tu cintura, o si lo deseas ubícalas hacia adelante, lleva una de tus dos piernas hacia atrás y estírate hasta donde puedas, una vez que lo hagas, debes realizar 3 series de 5 repeticiones cada una, con cada pierna. Luego puedes ir cambiando el número de repeticiones y series, según tu resistencia. Algunas personas presentan problemas al equilibrarse haciendo esta rutina, si es así, puedes apoyarte en la pared.

Haz cuclillas

Tal vez ya hayas escuchado hablar de las cuclillas o hayas realizado este ejercicio alguna vez, bien, si ese no es tu caso, te decimos que no es algo muy fácil, aunque los beneficios valdrán la pena.

Para realizarlas separa tus piernas a la atura de tus hombros, fija tus brazos en el aire, sin tocar tu cuerpo, pero si no puedes entonces sostén tu cadera con ambas manos, y luego comienza a bajar tus glúteos hacia el suelo, sin llegar a tocarlo. Quédate en esta posición durante unos dos segundos y luego, toma impulso con tus piernas y colócate de nuevo de pie. Ten cuidado de no lastimar tus articulaciones al momento de hacer este ejercicio.

Reducir la grasa no es tarea fácil, pero si fijas un horario donde incluyas esta serie de ejercicios, junto con una dieta rica en fibra, podrás obtener muy buenos resultados. Además debes tener disciplina y dedicación para lograrlo.