Blusas y camisetas que se puedan desabrochar

Dormir en el avión es algo complicado pero siempre grato, mas no si despertamos con la blusa desabotonada, torcida o levantada. En el caso de las chicas porque pueden mostrar sin querer más de lo que desearían y los varones seguro detestarían exponer algo de pancita. Prefiere las blusas y camisetas que sepas serán cómodas y seguras en cualquier situación.

Vaqueros muy ajustados

Tanto para hombres y mujeres los pantalones tipo leggins o vaqueros muy ceñidos se han puesto de moda en colores espectaculares, pero no son los más recomendables para viajar en avión, ya que permanecer sentado con una prenda que oprima piernas y abdomen puede ser todo un martirio.

Prefiere pantalones en telas cómodas, con piernas holgadas o unos cómodos leggins de algodón, ya que estos se adaptar al cuerpo de forma relajada y sin alterar la circulación de las piernas.

Ropa con cintura alta y ceñida

A las mujeres nos gusta vernos hermosas siempre pero evitemos hacerlo a costa de nuestra comodidad al usar ropa muy ajustada para viajar que pueda causarnos dolores de cintura o espalda. Prefiere los vestidos sueltos y cómodos, así como la ropa con cinturas holgadas para que puedas descansar durante el vuelo.

Cinturones gruesos

Tanto para los varones como para las mujeres esto puede derivar en un dolor de espalda fatal al momento de viajar. Evita los cinturones gruesos además porque pueden ser incómodos después de comer en el avión, ya que podrían alterar la correcta digestión.

Zapatos inadecuados

Varios factores pueden convertir a un calzado en toda una tortura, como por ejemplo el clima frío al usar sandalias o ballerinas, unas botas en un clima cálido, zapatos formales que por lo general no son los más cómodos o el uso de zapatillas, prefiere viajar cómodamente y con calzado que te haga descansar los pies. Prevén además que tu circulación se vea afectada al usar medias o calcetines demasiado ajustados.

Ojo, todos los tips aplican también para evitar papelotes como quitarnos los zapatos en pleno vuelo, sentir malestares estomacales por mala digestión o tener la necesidad de levantarnos cada 2 minutos a estirar las piernas. Vuela con ropa relajada y disfruta de tu viaje.