Su cualidad de tónico posibilita que la hierba supere problemas biliares y relacionados con el hígado. Enfermedades como disquinesias y dispepsias pueden ser evitadas gracias al romero, en combinación con otras plantas medicinales, e incluso se utiliza para combatir la hepatitis. Tomar una infusión después de las comidas favorece la digestión y evita la sintomatología propia de los males de estómago, ya sea la flatulencia o la acidez.

Combate estados de decaimiento, cansancio cerebral, debilidad general y nerviosa. A nivel cardiovascular, mejora la circulación sanguínea y disminuye la presión arterial. Además, favorece la menstruación y actúa sobre los retrasos menstruales y sobre la anemia propia de la pérdida de sangre. Para esto sirve una aplicación que se prepara con una infusión de hojas y flores, de 20 a 30 gramos por litro de agua. Y es que la planta contiene mucho hierro, por lo que ayuda a reponer el mineral perdido en tales problemas.

También existe una receta tradicional, que además de combatir la anemia, se usa para estimular la potencia sexual. Se trata de macerar diez o veinte hojas, y dejarlas por aproximadamente 5 días en vino blanco. La misma preparación tiene otro propósito, y es que sirve como limpiador del cutis, removiendo todo tipo de impurezas.

Para estimular y fortificar la memoria, se pueden machacar hojas del romero, y dejar en agua por varios días. Luego puede beberse la preparación. Solamente el olor y sabor del romero, contribuye como tónico que facilita la concentración y fortifica las capacidades intelectuales para estudiar y resolver problemas.

El romero también ayuda en el dolor de cabeza, actúa contra la irritabilidad y se usa en el tratamiento contra el SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual.  Y es que sus propiedades bactericidas pueden ayudar a complementar el tratamiento con antibióticos en casos de gonorrea, por ejemplo. Para ello, es necesario una cucharadita de la planta en su forma seca, por cada taza de agua. Beber un par de ellas al día ayuda en estos casos. Actúa además contra el cáncer y enfermedades degenerativas como la artrosis.

En infecciones vaginales, se recomienda el romero, pero de forma externa. Los baños de asiento son aconsejables. Una infusión de cerca de 6 gramos de la hierba, ya fría, colabora incluso cuando existe tricomoniasis.

Queda claro que es el romero una planta que estimula y potencia todo nuestro organismo. Su consumo diario favorece la vida y tonifica sus días.