Imprescindibles en la isla

  1. Playa de Elafonisi. ¿Te imaginas poder tomar el sol sobre una fina y limpia arena… rosada? En la playa de Elafonisi de Creta es posible. Ese color entre rosa y salmón procede de los numerosos corales que hay en sus cristalinas y turquesas aguas del mar. Es considerada una de las mejores playas del continente europeo, y no es para menos, ya que el maravilloso entorno natural que la rodea la convierten en un auténtico paraíso para los turistas.

Playa de Elafonisi

  1. Garganta de Samaria. Y si Creta tiene la mejor playa de Europa, también puede presumir de tener la garganta más larga del continente. Hablamos de la Garganta de Samaria, situada en un Parque Natural al suroeste de la isla. En sus más de 16 kilómetros de longitud se discurre en medio de largas paredes de roca en un recorrido que es posible hacerlo entre 4 y 8 horas, según la práctica de los turistas. La Garganta de Samaria es uno de los puntos de interés principales de la isla y por eso está perfectamente equipada con aseos y papeleras para hacer la ruta de senderismo más cómoda mientras se protege el Parque.

Paisaje de la Garganta de Samaria

  1. Laguna de Balos. Muy cerca de la población de Kissamos y a nos 50 kilómetros de la ciudad de Chania está la zona de Balos. Se encuentra en una de las puntas del noroeste de Creta y ofrece a los visitantes una hermosa playa de arena blanca, aguas cristalinas y con poca profundidad y una pequeña isla llamada Gramvoussa que atrae todas las miradas. Desde Kissamos hay dos formas de acceder hasta ella; una es en vehículo de alquiler aunque esto supone hacer 10 kilómetros de trayecto por una carretera sin asfaltan y sin pasar de los 20 kilómetros por hora. Una vez llegados al final del camino con coche, hay que andar algo más de un kilómetro a pie, pero sin duda las vistas finales merece la pena. La otra forma de llegar es hacerlo en barco desde Kissamos, pero sale más caro ya que la excursión cuesta unos 27 euros por persona.

laguna de Balos

  1. Palacio de Knossos. “El lugar en el habitó el minotauro”, esa frase es lo que ha convertido al Palacio de Konossos en uno de los puntos de interés más turísticos de Creta. Pero dejando la mitología griega aparte, este yacimiento minoico de más de 20 mil metros cuadrados se ha convertido en uno de los más importantes que se han encontrado ya que cuenta con un antiguo palacio de más de 4 mil años de antigüedad. Tres siglos más tarde de su creación fue destruido por un terremoto, pero reconstruido con el paso del tiempo. Sin embargo, las diversas invasiones que ha sufrido Creta a lo largo de la historia por diferentes pueblos y culturas han hecho que hoy en día sólo nos quede contemplar los restos de lo que según los griegos fue “el laberinto del minotauro”. Está a tan sólo 5 kilómetros de la capital de la isla, Heraklion, y está perfectamente comunicado con el centro de la ciudad mediante transporte público.

Palacio de Knossos

  1. Chania. Aunque es la segunda población en número de habitantes de la isla, es más visitada que Heraklion, la capital. Y es que la huella que dejaron los venecianos en los monumentos, edificios y calles de Chania le dan un encanto propio a esta pintoresca población. Como en ella está uno de los aeropuertos más transitados de la isla, es también uno de los destinos principales de los turistas que viajan a Creta. El Faro y la Fortaleza situados a orillas del mar son los principales atractivos de Chania y dos de los monumentos imprescindibles que no debemos perdernos en nuestras vacaciones.

Ciudad de Chania