Comer en Italia es uno de los mandatos de todo viaje. Las trattorias, opciones ideales para quienes buscan ahorra, son restaurantes familiares donde se sirve comida casera y a precios más accesibles que los restaurantes más lujosos. Si estás de visita en Milán y tu economía no te permite concurrir a restaurantes con estrellas Michelin, te recomendamos estos sitios para degustar la gastronomía milanesa sin pagar de más.

  • Bice: en el centro de Milán se encuentra esta trattoria toscana que es bastante popular entre sus habitantes. Sirven platos típicos de la región, como la pasta tagliatelle con champiñones frescos. Una cena puede costar alrededor de 20 euros. Dirección: Via Borgospesso, 12.

Trattoria Bice

  • Da Muzzarella: es habitual que esta pizzería esté siempre llena. Puedes probar sus excelentes pizzas y pastas por menos de 10 euros. Si deseas comer aquí, deberías llegar con bastante tiempo o esperar hasta casi una hora para conseguir una mesa. Dirección: Piazza Guglielmo Oberdan, 3.
  • Trattoria Temperanza da Abele: la especialidad de la casa es el risotto alla milanese, uno de los platos típicos de la cocina de la zona. Es un pequeño restaurante donde la comida es fresca y se realiza en el momento. Dirección: Via Temperanza, 5.

Trattoria de Abele

  • Luini: es uno de los lugares más míticos de Milán. Los panzerotti y los panini son las especialidades de este pequeño local. Se encuentra en un callejón muy cerca del Duomo. Dirección: Via Santa Radegonda, 16.
  • Heladerías Grom: esta cadena de heladerías está presente en toda Italia y Milán no es la excepción. Sus sabores son excepcionales. Si deseas probar el helado italiano luego del almuerzo o la cena, no dudes en pasar por allí. Dirección: Via Santa Margherita, 16.

Las heladerías Grom de Milán son excepcionales por sus elaboraciones tradicionales, a muy buen precio

  • Al’Less: la carne hervida, servida junto con vegetales y saldas, es el plato más popular de este lugar. Si bien tiene un menú milanés muy completo, su carne en estofado es la elección más acertada. Dirección: Viale Lombardia, 28.
  • Trattoria Arlati: su especialidad es el rustin negà, es decir, “asado ahogado”. Hay pocos restaurantes en Milán que aún hacen este plato, que es central en la gastronomía regional, por lo que vale la pena echarle un vistazo a esta trattoria. Dirección: Via Nota, 47.
  • Giulio Pane e Ojo: esta trattoria es muy popular entre los habitantes de la zona de Porta Romana. Sirven platos típicos de la cocina romana auténtica y tiene buenos precios, tanto para el almuerzo como para la cena. Siempre está lleno, así que es recomendable hacer una reserva con antelación. Dirección: Via Ludovico Muratori, 10.
  • Trattoria Masuelli San Marco: el plato más célebre de este sitio es el risotto con ossobuco, uno de los más tradicionales de la cocina milanesa. Dirección: Viale Umbria, 80.