Europa sobrevivió a varias guerras, y, sin lugar a dudas, va a volver a salir airosa de esta situación crítica. Mientras tanto, se pueden poner en práctica algunas ideas para que este momento sea más llevadero.

Cuidando todos los detalles

En primer lugar revisar los gastos y analizar qué se puede eliminar que no sea imprescindible. Es aconsejable ahorrar un poco cada mes.

Este ahorro puede destinarse a varias cuestiones por un lado la idea de tener un fondo a donde recurrir en caso de emergencia o destinarlo a una inversión, dependiendo del monto que sea. Se puede optar por tener una parte en el hogar y otra parte en distintas inversiones, nunca conviene tener todo en un mismo sitio. En lo que se refiere a inversión algunos aconsejan comprar metales preciosos que es un producto que no se deprecia ni tiene subidas o caídas que no se pueden sostener. Otra posibilidad son los plazos fijos o los bonos que, a pesar de todo, siempre tienen respaldo.

La inversión en bolsa no suele aconsejarse en época de crisis porque es muy difícil saber si tal o cual empresa quedarán en pie o entrará en quiebra, en todo caso hay especialistas a los cuales consultar y evaluar en particular cada caso si conviene o no.

En situaciones difíciles hay que mantener la calma, no meter la cabeza bajo la tierra como el avestruz y pensar que a mí no me va a tocar, tampoco desesperarse y enfermarse por la desesperación y la locura generalizada, hay que mantener una actitud saludable, estando informado, analizando posibilidades para sobrevivir de la mejor manera posible.