Beneficios del café para el césped del jardín

La mayoría del tiempo cuando bebemos café lo hacemos para sentirnos llenos de energía y revitalizados, sucede lo mismo con el suelo del jardín cuando usamos los residuos del café como fertilizante, ya que logra estimularlo. 

Como ya sabemos el café se conoce en su presentación molida, por lo que los residuos quedan de esta forma una vez que hemos hecho café, ya sea de forma convencional o usando una cafetera, los residuos quedan atrapados en el filtro que estas usan. La cafeína, que es uno de los componentes del café, no es precisamente quien hace que el césped crezca de manera óptima y sana, sino más bien el fosforo, el nitrógeno y los demás minerales que contiene el café molido.

La liberación de los nutrientes se hace de manera lenta por lo que es un excelente beneficio, a diferencia de la mayoría de fertilizantes no orgánicos, que poseen una liberación de nutrientes rápida, por lo que realiza una absorción a largo plazo, garantizándonos el crecimiento sano y fuerte de nuestro césped durante un largo tiempo.

Las quemaduras de césped son frecuentes cuando se utilizan fertilizantes no orgánicos, de manera incorrecta, por eso es recomendable la supervisión de alguien que conozca cómo aplicarlo debidamente.  Con los residuos de café estarás evitando estos inconvenientes y además harás que la oxigenación del suelo sea mucho más óptima, porque estarás alimentando muy bien a las lombrices que trabajan en dicho proceso dentro la superficie del suelo.

Como usar los residuos del café en nuestro césped

Es posible que tengas un gran jardín, por lo que necesitarás una gran cantidad de residuos, así que puedes hacer alguna colecta de residuos con tus vecinos, seguramente no se molestarán y querrán brindarte la ayuda que necesites, además estarás ayudando al medio ambiente ya que no utilizarás materiales tóxicos. Por el contrario si tienes un jardín pequeño puedes hacerlo con los residuos que queden del café que hagas en casa, e ir probando en las zonas que creas más convenientes primero.

Para evitar  los molestos hongos en el césped del jardín, debes dejar secar muy bien los residuos. Puedes utilizar un recipiente de plástico y hacerle pequeñas perforaciones en el fondo, de esta forma podrás regar de manera uniforme los restos del café por todo el jardín. Asegúrate de esparcirlo de manera uniforme y no dejar que se formen acumulaciones.

Una vez que hayas esparcido muy bien los residuos, puedes ayudarte con un rastrillo para distribuirlo muy bien. Luego de la primera vez que uses este fertilizante hazlo de nuevo dentro de unos dos o tres meses, ya que como lo mencionamos su liberación funciona durante un largo período.