Veamos qué tenemos que tener en cuenta:

En términos generales, la mejor forma de distribuir a los invitados consiste en asignarles una mesa y permitir que ellos se sienten en el lugar que quieran, seguramente al lado de sus familiares o amigos. Pero, cómo sabrán ellos cuál es su mesa? Simple…se les coloca números a cada una de ellas, y al momento de ingresar al salón, una persona les explica dónde se sentarán.

Las mesas deben ser redondas, y disponer de lugar para 8 o 10 personas, evitando que la gente se sienta incómoda.

Es importante que agrupes en cada mesa a aquellos que tienen más afinidad, identificando grupos tales como: “amigos del trabajo”, “amigos del colegio”,”familiares”, etc, intentando que todos tengan a una persona conocida en su mesa.

En el caso de que queden personas “rezagadas”, buscaremos conformar mesas que se agrupen por edad o estilos, de modo que sus participantes encuentren rápidamente intereses comunes.

distribución de los invitados en una boda

La mesa de los novios merece una atención especial. Independientemente de su forma, los novios deben estar sentados en el centro, y debe estar a la vista de todos los invitados.

Tradicionalmente, los novios se sientan junto a sus padres, padrinos y familiares. Un tema a considerar con anticipación, es el caso de aquellos padres que estén divorciados y hayan construido nuevas parejas. Si ves alguna posibilidad de conflicto, conversa previamente con ellos para saber qué lugar les resulta más cómodo, y evita toda clase de inconvenientes!

Por último, pero no menos importante, no te olvides de los niños! Ellos suelen aburrirse rápido, y comenzar a hacer travesuras! Siempre que tu presupuesto te lo permita, es bueno contar con un espacio para que ellos puedan divertirse durante toda la noche. Algunos salones cuentan con salita de juegos y personal a cargo de cuidarlos. Para muchos invitados, seguramente será una tranquilidad y podrán disfrutar aún más junto a los novios.