Existen una serie de consejos sencillos que pueden aliviar en gran medida la presión de las venas. En primer lugar puedes levantar las piernas sobre una mesa o silla para quitar presión y ayudar a que las válvulas se recuperen. En este sentido la gravedad es la que ayuda a que la sangre vuelva al corazón. Si tienes que permanecer mucho rato de pie debes llevar un calzado cómodo,  utilizar medias de apoyo que ayude a circular mejor la sangre y mantenerse en movimiento.

Existen ejercicios para mejorar las varices

Existen además múltiples dietas que pueden ayudarte a prevenir o mejora las varices como  los arándanos, ciruelas, extracto de semilla de uva, bioflavonoides cítricos y vitamina C que son antioxidantes naturales. También es importante tomar extracto de castaño de indias dos o tres veces al día

Si sufres algún dolor que pienses que es más intenso de lo normal, deberás acudir al médico pues puede existir la posibilidad de trombosis venosa que pueden ser muy perjudiciales ya que podría bloquear la entrada en sangre a órganos tan vitales como los pulmones, corazón o el cerebro.

Del mismo modo ocurre con factores hereditarios, por predisposición constitucional como la obesidad, por edad o sexo. En ese sentido las mujeres  tienen más disposición a las varices por factores hormonales. Por eso es cierto que los desequilibrios hormonales tanto en el embarazo como en la menopausia pueden provocar también la aparición de venas varicosas por eso es importante en estas etapas prestarle la suficiente atención.

Algunos alimentos con vitamina C

Existen otros factores no muy conocidos que pueden ayudar a la aparición de varices como el estreñimiento debido a los esfuerzos realizados que aumentan las venas abdominales y dificultan la salida de la sangre de las piernas. Los anticonceptivos también repercuten negativamente pues son causante de retener líquidos y sobre todo la falta de actividad física ya que la actividad de los músculos de las piernas puede ayudar a empujar la sangre al corazón.