Existen muchos tipos de problemas estomacales, pero en general la gran parte de ellos consisten en una mala asimilación de los alimentos y la dificultad para procesarlos. Estos causan diversos síntomas como pesadez, ardor, flatulencias, dolor, etc. A continuación la lista de remedios caseros a base de diferentes ingredientes naturales que se pueden utilizar.

Canela

Es un producto natural que generalmente siempre tenemos en casa. Solo debemos hacer una infusión y consumirla cuando esté tibia. Podemos aprovechar los beneficios de la canela usándola en rama o en polvo. Es particularmente útil cuando nos sentimos hinchados o con pesadez estomacal.

Manzanilla

Esta es una de las hierbas más eficaces para tratar problemas relacionados con el sistema digestivo, que se consume también como infusión. Su efecto consiste en reparar y proteger las membranas gástricas, por lo que se recomienda consumirla dos o tres veces durante el día. La manzanilla es un digestivo muy eficaz al que podemos recurrir sin efectos adversos para un consumo moderado.

Anís

El anís es otro producto de gran utilidad para tratar problemas digestivos. Solo basta con preparar una infusión de estas pequeñas semillas en forma de estrella, agregando dos cucharaditas a una taza de agua hervida. Se debe dejar reposar por 20 minutos antes de consumirla, y se recomienda no abusar de su ingesta porque puede generar efectos secundarios.

Hinojo

Las semillas de hinojo también son muy provechosas para el tratamiento de problemas estomacales. Podemos consumirlas en forma de infusión o masticarlas. Para conseguir unas aplicaciones del hinojo más sencillas también podemos aprovechar el aceite que contiene, resulta especial para prevenir las náuseas y flatulencias. Además son altamente eficaces cuando los problemas estomacales se producen por comer alimentos picantes o muy ricos en grasas.

Bicarbonato

Cuando hablamos de remedios caseros, no solo debemos pensar en hierbas, ya que existen otras alternativas muy útiles como por ejemplo el bicarbonato. Con este producto podemos elaborar rápidamente un antiácido casero con solo aplicar una cucharada de bicarbonato a medio vaso de agua. Una vez ingerido, neutralizará los ácidos producidos en el estómago y nos dará una sensación de alivio.

Estos son los remedios más utilizados, pero existen otras iniciativas como tomar agua con unas gotas de zumo de limón o jengibre, fría o caliente, que serán de gran ayuda para eliminar cualquier síntoma. En todo caso, estas iniciativas son temporales, y si los síntomas persisten se debe acudir a un médico.