Manzanilla para el cutis

Para limpiar: para una depuración de los poros total, podemos hervir agua y agregar un puñado de flores de manilla a esta. Una vez que hayan soltado su olor, ponemos nuestro rosto sobre el agua que emana vapor reteniendo dicho vapor con una toalla. Con ello los puros se abren y limpian con la manzanilla. Es perfecto para destapar poros y evitar espinillas.

Para reparar: a nuestra crema de noche podemos agregar algunas hojas de esta planta, pues la manzanilla ayuda a cuidar nuestra belleza. Sus propiedades nos servirán como exfoliante y como un reparador diario para que así los activos de la flor nos ayuden a reparar la piel dañada y mejorar el aspecto de nuestra piel en general.

Para estimular: el hacer lavados a nuestra cara con té de manzanilla nos ayudará a estimular la regeneración de las células, además podemos usarla como agua para desmaquillarnos o para refrescarnos el maquillaje, de hecho, al combinar té de manzanilla, un poco de glicerina y aloe vera hace un fijador para el maquillaje muy refrescante.

La manzanilla ayuda a cuidar la estética de la cara

Té verde para la cara

Para estimular: un poco de té verde preparado y unos granos de café molido usado son estimulantes celulares que darán una frescura al cutis impresionante. Además, dado que el café molido vuelve esta preparación un exfoliante, la limpieza es reparadora. Pero no debemos usarlo por mucho tiempo o más de una vez a la semana, el estímulo es fuerte, y no se necesita sobrexponer al rostro a él.

Para reparar: tomar el té verde helado o caliente repara desde dentro, pero aplicarlo por fuera también funciona. Empapar una toallita o discos desmaquillantes de algodón para usarlos como mascarilla funciona muy bien para absorber todos los beneficios de este potente antioxidante, que además sobre la piel elimina la irritación y combate el acné.

Bolsa de té verde que podemos aplicar sobre diferentes zonas de la cara

Para limpiar: como agua de uso el té verde va perfecto, al igual que la manzanilla podemos cambiar la forma en la que nos desmaquillamos al hacerlo con un jabón neutro y té verde. Y como es un estimulante natural, podemos hacer lo mismo con nuestro cabello para asegurarnos de que el cuero cabelludo se conserve activo y por ende no se caiga ni se reseque.