Incluso sin llegar a tanto, si no se cura bien y se convierte en un problema crónico, la infección de orina puede impedir llevar una vida normal ya que cuando se produce es muy dolorosa y obliga en muchos casos a guardar reposo unos días.

Si se produce la infección y esta es ya fuerte, no quedará más remedio que acudir al médico para que este recete antibióticos. Pero si todavía está comenzando los remedios caseros pueden ser suficientes para tratar la infección.

En cualquier caso, incluso si se toman medicamentos, estos remedios caseros ayudarán a recuperarse antes y, sobre todo, a que no se repita el problema.

Remedios que ayudan en caso de infección

Aunque siempre recomendamos visitar al médico en caso de sufrir infección de orina, te damos una lista de remedios que pueden ser muy útiles para combatir este problema, todos ellos son ingredientes que pueden ayudarte a tratar una infección de este tipo de forma natural.

  • Bebe mucha agua: El agua es la mejor ayuda para eliminar las bacterias causantes de la infección de orina. Lo mejor es el agua pura, sin añadirle zumos ni refrescos ya que todo eso tendrá que procesarlo el cuerpo y se trata de limpiar y no de darle más trabajo al mismo. La excepción son los zumos de arándanos, pues son muy beneficiosos para la cistitis, pudiendo tomar tres vasos al día.
  • Infusiones de arándanos: Al igual que ocurre con los zumos, los arándanos en infusión ayudan a la cistitis. Tanto es así que muchos medicamentos para la infección de orina llevan arándanos en su composición.
  • Agua con bicarbonato: Si notas los primeros síntomas de la infección de orina se aconseja tomar dos vasos grandes de agua y a continuación un tercer vaso en el que se ha disuelto media cucharadita de café de bicarbonato sódico.
  • Agua de coco: El agua de coco es muy diurética y purificadora. Se recomienda tomarla cada día en ayunas. Una tacita pequeña es suficiente para notar sus efectos beneficiosos, pero si se quieren reforzar a lo largo del día, se puede hacer tomando antes de cada comida una cucharada de aceite de coco virgen.
  • Caldo de cebolla: El caldo de cebolla es muy diurético, por lo que ayuda a limpiar rápidamente el tracto urinario. Se puede tomar antes de las comidas o también entre horas. Puede acompañarse de otras verduras para darle un poco más de sabor.
  • Sandía: La sandía es una de las frutas más diuréticas que existen y por lo tanto es una aliada para conseguir eliminar las bacterias de la cistitis. Toma sandía de postre y en la merienda y la recuperación será mucho más rápida. Incluso las semillas de sandía pueden ayudarnos para esto, pues son diuréticas y podrían también ser útiles para recuperarnos antes de esta infección.
  • Infusiones de ajo: No voy a mentir diciendo que están buenas, porque o adoras el ajo o seguramente no aprecies demasiado su sabor, pero el ajo es uno de los mejores antibióticos naturales. Tomado en infusión obliga además a beber agua, por lo que es una combinación perfecta para sanarse.