El té de menta

Es posible que hayas escuchado sobre los beneficios que posee la hoja de menta, los cuales son varios, además de que tiene diferentes usos. Es el mentol que contiene la menta lo que nos ayudará con los problemas digestivos, además ayuda también a detener los vómitos y desaparecer las molestias nauseas.

Para prepararlo debes usar algunas hojas de menta y remojarlas en agua hirviendo, como se prepara el té, por lo general. Para beberlo debes hacerlo cuando este caliente, y beber por lo menos unas 2 o 3 tazas.

El vinagre de manzana

El vinagre de manzana no tiene le mejor sabor, pero tampoco es algo que no podamos soportar, y mientras tengamos indigestión sería muy bueno probarlo, si deseamos sentirnos aliviados. Los efectos que tienen sobre el sistema digestivo son muy buenos ya que posee un efecto alcalinizante.

Para prepararlo debes calentar un poco de agua y llenar una taza, luego añade una cucharada de miel y otra de vinagre de manzana y mézclalas. Puedes beber este remedio por lo menos unas 3 veces al día, o hasta que veas que el problema ha desparecido.

Mastica comino o hinojo

Puedes que te estés preguntando porqué el comino o el hinojo pueden ayudarte a aliviar tus problemas digestivos y la respuesta es que estos poseen un aceite  que ayuda a prevenir y controlar la indigestión y los espasmos que se efectúan durante ese proceso, además disminuyen los gases.

Es muy sencillo, no debes hacer ninguna preparación, solo conseguir algunas semillas de hinojo y comino y masticarlas, como si lo hicieras con una goma de mascar. Recuerda no ingerirlas, solo debes masticar y el problema mejorará.

Presionarse entre los dedos

Puede que suene tonto pero este remedio suele funcionar, expertos en el área de la acupuntura así lo afirman, y la razón es porque la parte que se comunica con nuestra área digestiva se encuentra en alguna zona de nuestros dedos. Para hacerlo debes de hacer presión sobre la zona que se encuentra entre tu dedo índice y tu dedo pulgar, debes llevar a cabo este procedimiento por al menos un minuto, o hasta que comiences a sentir una molestia en dichos dedos.

Controlar una indigestión a veces no es cosa del otro mundo, y si pruebas algunas de estos remedios puede que quizás desaparezca. Aunque si crees que tu problema es más grave de lo que parece, te aconsejamos que acudas al médico, un especialista sabrá siempre que es lo mejor para ti en caso de que estés enfermo.