Al ser un órgano tan grande y que realiza tantas funciones también son muchas las enfermedades que lo pueden atacar. Algunas de las enfermedades son provocadas por nosotros mismos como la cirrosis otras son por virus como la hepatitis A, B o C. Por esto y más hay que comenzar desde temprano a cuidar de nuestro hígado y no solo cuando sufrimos alguna enfermedad. Hay muchos remedios caseros y naturales que nos pueden ayudar a mejorar su funcionamiento o en dado caso de que ya padezcamos de alguna enfermedad poder controlarla.

El hígado graso es una de las enfermedades más comunes y que por el momento no tiene modo de reversión. Si bien esta asociada al alcohol también hay casos de hígado graso no alcohólico. Un método para ayudarnos en esta situación es la de un te de jengibre por lo menos dos veces al día. Coloca en agua hirviendo dos cucharaditas de raíz de jengibre y déjalo reposar. El jengibre posee antioxidantes y ayuda a bajar los triglicéridos.

El diente de león es uno de los ingredientes naturales que podemos usar para proteger el hígado

El diente de león es otra fuente saludable para el hígado ya que nos ayuda si tenemos hígado inflamado o graso. Esta pequeña planta forma parte de los mayores depurativos naturales así que es ideal para reducir la cantidad de grasa acumulada en el hígado así como bajar los niveles de colesterol.

Por su parte el te de boldo también nos puede ayudar a bajar la inflamación hepática. De hecho esta pequeña planta es muy famosa por tratar problemas relacionados con el hígado. Aunque no lo parezca el tamarindo es otro importante depurador que ayuda al funcionamiento de la vesícula biliar ayudándonos con esto bajar la inflamación del hígado. Lo atractivo del tamarindo es que a diferencia de un te, puede ser tomado en una tarde calurosa con  mucho hielo ya que queda delicioso como refresco.

El te de alcachofa también es una buenísima herramienta para ayudar al hígado. Solo pon a al fuego una olla con litro de agua y cuando esta este a punto de hervir le colocas unas 25 hojas de alcachofa, déjalo reposar y puedes tomar de 2 a 3 tazas diarias de este poderoso te.