Para evitar lo anterior tenemos estas exfoliaciones ligeras para la piel reseca que se pueden realizar en casa y con elementos que tenemos a la mano en casa. Te explicamos los principales remedios naturales que puedes utilizar para exfoliar la piel reseca, un tratamiento de belleza muy eficaz pero a la vez económico:

  • Café y jabón líquido: Es excelente para además de exfoliar darle activación a las células del cuerpo. Combina jabón líquido o para manos con café molido. Úsalo sobre la piel mojada a la hora de la ducha, pero aplicándolo en movimientos circulares para que las células muertas se remuevan.
  • Azúcar y crema: Es un tratamiento más gentil con las pieles sensibles que el anterior porque se lleva a cabo con crema de tocador y azúcar, pero puede ser un poco incómodo porque el azúcar se derrite en pocos minutos. Combina crema de tu elección con azúcar, y aplícalo en el cuerpo en movimientos circulares y suaves. Retira con agua tibia en una ducha.
  • Avena y aceite de coco: Otro exfoliante que es bien ligero y que va a la perfección con pieles sensibles y que se puede utilizar en todo el cuerpo es la avena y el aceite de coco. La avena hidrata y limpia la piel así como la cura de irritaciones ligeras. El aceite de coco es hidratante y se absorbe en minutos. Toma hojuelas de avena y aceite de coco, pásalas por el cuerpo en movimientos circulares. Retira con la ayuda de una toalla limpia.
  • Mármol en polvo y aceite de olivo: Este ingrediente sí es algo que probablemente no tengamos en casa pero se consigue de forma sencilla en tiendas de material para artistas como mármol en polvo o marmolina que puede ser fina o gruesa. Combina con aceite de olivo y aplica con movimientos circulares sobre la piel para una exfoliación más fuerte, por lo que es recomendable solo pasa pieles gruesas como en las zonas de tobillos y rodillas o pieles masculinas. Limpia con una ducha tibia.

Aunque varias de estas exfoliaciones incluyen aceites al momento de removerlas con agua este se elimina también, de tal manera que después de habernos lavado los exfoliantes con agua tibia, es necesario secarnos y además terminar el tratamiento aplicando crema o aceites para la correcta hidratación de la piel.