Los músculos trabajan todo el tiempo, aunque estemos sentados hay una contracción mínima de algunos músculos que suele llamarse tono muscular. Pero aún esta mínima contracción requiere energía llamada trifosfato de adenosina o ATP. Para que el cuerpo la produzca se recurre a lo que se conoce como respiración aeróbica utilizando oxígeno y glucosa y dando como residuo agua y dióxido de carbono. Más se contrae el músculo mas ATP se necesita. En el medio de todo este trabajo del músculo se originan los dolores que actualmente se supone que son por microlesiones producidas por el esfuerzo súbito. Este dolor se extiende a las articulaciones cercanas debido a la activación del sistema linfático que actúa en la recuperación del músculo en el esfuerzo.

Elementos naturales para tratar los dolores musculares

En las primeras 72 horas de ocurrida la lesión se aconsejan inmersiones en agua fría o contacto con hielo para contraer los vasos sanguíneos y se reducir la inflamación.

Con hielo podemos aliviar este dolor

Acompañar este tratamiento con vitaminas del complejo B (B1, B6 y B12) ya que influyen directamente sobre el sistema nervioso produciendo efecto analgésico. Estas vitaminas se encuentran en la levadura de cerveza, en el arroz integral, las algas marinas, germen de trigo, girasol y espinacas. Al tener inflamación hay que evitar comer sal, carnes rojas y tomar alcohol. Los alimentos que ayudan  a descongestionar a zona son los antioxidantes como el omega 3 y alimentos con vitaminas A y C.

Las algas y otros alimentos ayudan a recuperarse de problemas musculares

Después de las 72 hs. la lesión debería estar en vías de curarse, en este período se recomienda agua caliente que relajará el músculo favoreciendo la irrigación sanguínea. Retomar la actividad física porque ayuda a la recuperación. Si la lesión es más seria, como esguince o fractura, además de hacerse atender por el médico, seguir sus instrucciones ya que él analiza cada situación en particular.

Los masajes ayudarán a relajar los músculos

Para contribuir a la recuperación se pueden realizar masajes con aceites de pino, romero, y conviene hacer elongación muscular.