Si bien es obligatorio asistir a un odontólogo a la menor molestia, muchas veces tenemos que calmar el dolor para que nos puedan dar algún tratamiento. Para esto debemos usar algún método para calmar nuestra molestia en lo que llega la hora del odontólogo. La medicina natural tienen muchas bondades entre ellas las de curar o dar un alivio a muchas enfermedades y lo mejor de todo es que probablemente tengamos la solución en nuestra cocina sin saberlo.

Los mejores remedios naturales

  • Hojas de perejil: uno de los más sencillos. El perejil tiene muchos compuestos que ayudan al dolor así que masticar algunas hojas durante el día te ayudara a aliviar las molestias.
  • Agua con sal: esto es si en dado caso se tuviera algún tipo de infección. Se debe de poner a hervir el agua con un poco de sal. Esto permite acelerar el proceso de drenado del pus.
  • Ajo: el ajo posee virtudes de antibiótico natural así que si se coloca sobre el diente afectado podría minimizar el dolor y bajar la inflamación.
  • Te negro: el té negro posee acido tánico el cual actúa como un analgésico y desinflamatorio. Se debe colocar una bolsita de este te a un lado de la encía con el diente afectado para aliviar cualquier molestia.
  • Patata: aunque no lo pareciera, la patata posee propiedades desinflamatorias y cicatrizantes, es por esto que se recomienda poner un pedazo de patata sobre la encía afectada por un tiempo prolongado hasta sentir alguna mejoría.
  • Algo frio: el frio provoca en la zona una contracción del material purulento liberando un poco la presión y así aliviando el dolor.

Este tipo de remedios es para usar mientras se llega el día de ir al odontólogo ya que él es la única persona que puede poner fin a nuestras molestias de forma permanente. Un dolor de muelas no se ira hasta que la caries sea eliminada.

Antes de probar cualquiera de estos remedios es recomendable que se use un hilo dental para limpiar la zona afectada y eliminar cualquier residuo de comida que esté haciendo presión contra el diente.