Por lo general los remedios caseros son menos agresivos y ayudan al bienestar porque actúan de manera preventiva  además de ser más asequibles a nuestro bolsillo.  Estas soluciones naturales se realizan a partir de ingredientes frescos como frutas, vegetales y hiervas de las que se aprovechas sus magnificas propiedades. También debo mencionar los remedios caseros hechos a través de minerales o de productos animales como la miel o la leche. En este sentido gracias a la ciencia fitoterapia podemos conocer las características y propiedades de esta medicina alternativa.

Algunos ejemplos de remedios naturales que podemos usar sin riesgos

¿Quién no conoce las propiedades antidepresivas del chocolate? Y es que nunca nos hemos parado a pensar cuando nos encontramos enfermos los alimentos que tenemos cerca que nos pueden ayudar a aliviar nuestra molestia.  Existen remedios para casi toda clase de malestares desde remedios para la tos, quemaduras, para el picor, el ardor del estomago, caída de pelo, para la infección de orina, mal aliento, las migrañas, contra los hongos, torceduras, dolor de muelas, insomnio, artrosis, hipertensión…etc.

Los ingredientes más usados en los hogares son la miel, leche, manzanas, la cebolla, las avellanas, el vinagre de manzana, la albahaca, el jugo de piña, el bicarbonato de sodio, infusiones,  e incluso las papas…etc. En mi opinión las más populares y usadas para una multitudes de síntomas son la miel, vinagre y el té que en muchas ocasiones son mezclados por las maravillosas y variedad de beneficios para nuestra salud.