La naturaleza nos provee de algunas plantas que son preventivas y otras que ayudan a sobrellevar la enfermedad cuando ya el proceso se desencadenó.

Encabezan la lista de estas plantas el ajo y la cebolla. Entre sus principales virtudes se encuentran la de calentar el cuerpo y activar la circulación limpiando la sangre, tiene acción antibiótica, mejora el funcionamiento de los pulmones y el sistema digestivo siendo de ayuda para eliminar parásitos y lograr el equilibrio bacteriano. Ambas estimulan las defensas y protegen del cáncer del sistema digestivo.

Existe un hongo medicinal llamado reishi (ganoderma lucidum) que ha sido clasificado como una hierba medicinal sin toxicidad oriunda de China. Es un elemento que brinda oxígeno a la sangre y estimula las defensas, retrasa el avance del cáncer en todas sus variantes impidiendo que las células cancerosas se reproduzcan y, como estimula las defensas, brinda protección para que el cáncer no se inicie.

El reishi es un hongo interesante para las diferentes variantes de cáncer

Otras plantas que son preventivas contra el cáncer son: diente de león, té verde, trébol americano, pau d’arco, echinacea, uña de gato, muérdago, harpagofito y sauce. Todas se toman en infusión endulzadas con miel o melazas.

Algunos remedios: oligoterapia, vitaminas y minerales

Los más usados son: Coenzima Q 10 que oxigena las células lo que permite la oxidación de los radicales libres. Melatonina que se utiliza para descansar bien a la noche y además es antioxidante. Beta-caroteno repara y reconstituye las células. Enzimas proteolíticas que evitan el envejecimiento celular. Selenio también es antioxidante que colabora en la digestión de las proteínas. Cartílago de tiburón que, según estudios realizados, puede inhibir y revertir el crecimiento de algunos tumores malignos además de estimular el sistema inmunológico. Súper-óxido dismutasa que actúa destruyendo los radicales libres.

Vitamina A, porque es un antioxidante. Vitamina E (se encuentra en la levadura de cerveza) también es un antioxidante que actúa directamente sobre el cáncer. Vitaminas del complejo B porque actúa directamente en la división de las células sanas y Vitamina C que es anti-cancerígena.

Los suplementos ricos en vitaminas y minerales son muy útiles contra el cáncer

Los hongos Mitake, Shitake, Acidophilus son preventivos del cáncer y evitan la formación de tumores además de tener un efecto antibacteriano.

Incluir Picolinato de cromo colabora en la reconstitución del tejido muscular dañado en el caso que corresponda como así también los complejos multiminerales que contengan calcio, magnesio y potasio porque son reconstituyentes celulares.

El mejor consejo para prevenir el cáncer es mantener una dieta lo más sana posible que incluya muchos cereales, verduras y frutas. Mantenerse lejos del stress y si se lleva una vida estresante buscar el modo de hacer relajaciones para compensar.