¿Por qué no ser más originales? Estas son algunas de las propuestas que os hacemos:

  • Fotos de photocall o fotomatón. Es una foto muy divertida que todo el mundo se puede llevar como recuerdo a casa, tanto ellos solos como si es acompañados por los novios. Muchos photocalls para una boda se hacen como entretenimiento antes de que lleguen los novios de su reportaje de fotos, por lo que pueden figurar caricaturas de ellos o sus fotografías.
  • Galletitas decoradas. Un regalo original y práctico además de muy sabroso. Les encantará verlo pero también comerlas aunque la verdad, son tan bonitas que parece que da pena abrirlas. Los nostálgicos pueden guardarlas perfectamente empaquetadas y los más prácticos comerlas tras la fiesta.
  • Donativo conjunto. Si los novios se iban a gastar dos o tres euros por invitado en el regalo, pueden sumar todo el presupuesto y donarlo a una buena causa. Pueden darle a los invitados un certificado de que se ha donado ese importe a su nombre o de que se ha donado el total en nombre de todos los invitados. Un regalo solidario que cada vez está más de moda y que suele gustar a todo el mundo porque es altruista y supone invertir el dinero en algo realmente útil.
  • Piruletas con tul de novia. Una deliciosa piruleta con un adorno de tul en la parte inferior para que parezca que va vestida de novia. Un regalo práctico que, al igual que pasa con las galletas, cada invitado decidirá si guarda tal cual o se lo come durante la fiesta. Puedes elegir las típicas piruletas de corazón u optar por otras de colores. Colocar un trocito de tul a cada una de ellas no lleva nada y las convierte en un regalo mucho más especial y divertido.
  • Cigarritos de chocolate. Regalar tabaco ya no está de moda, pero si quieres tener un detalle en forma de cigarrillos, que sean de chocolate bien sean cigarritos o puros habanos con el mejor cacao. Mucho más saludable y además más barato.
  • Pen conmemorativo. Si tienes un buen presupuesto para el regalo de tus invitados, ¿por qué no un pen conmemorativo? Los hay a muy buen precio y que se pueden crear con todo tipo de motivos para que tengan un recuerdo de la boda que sea muy útil. Por ejemplo, para guardar todas las fotos de ese día.
  • Una manualidad. Si la novia o el novio son auténticos manitas, ¿por qué no regalar algo que hayan hecho ellos mismos? Un alfiler decorado, un llavero personalizado o incluso una flor artificial. El hecho de que hayan sido realizados a mano les da una mayor importancia y mucho más valor para los invitados.