¿Está mi hijo capacitado para cuidar el animal que desea?

Es importante ser muy honestos en la respuesta de a esta pregunta. No se trata solo de que si adoptamos a un perro paraa un niño pequeño este no vaya a poder sacarlo a pasear, sino de saber si el crío tiene el grado de madurez suficiente para saber que el perro es un ser vivo que necesita atenciones y al que va a tener que dedicar parte de su tiempo.

Hay otro tipo de mascotas más fáciles de cuidar, como un roedor, que suele ser el primer animal que a menudo se les compra a los niños para ponerlos a prueba. De todos modos, el ratón o hámster es también un ser vivo y dejarlo al cien por cien en manos de un niño sin supervisar sus cuidados no es una buena idea.

¿Está capacitada la familia para tener una mascota?

Hay que plantearse qué se hará con el perro cuándo la familia se vaya de vacaciones, si se tiene con quién dejarlo o si por el contrario va a haber que condicionar los viajes a lugares a los que sea posible llevarse al can. O si se trata de un gato, hay que saber si alguien podrá acercarse a casa para darle de comer y limpiar sus arenas.

También hay que darse cuenta de que un animal, en especial un perro o un gato, pueden causar destrozos en casa y estar dispuestos a asumir de que eso puede ocurrir y que debemos de educar al animal pero que incluso el cachorro más dócil no aprende en dos días y puede hacer alguna trastada, del mismo modo que un niño podría hacerla. Si no somos capaces de asumir esto es mejor no hacernos cargo de un animal del que quizás decidamos desprendernos cuándo nos encontremos roto nuestro mueble favorito.