Aunque en todo este foco que las bebidas gaseosas han acaparado, existen otro tipo de jugos y refresco que no han sido atacados tan severamente pese a presentar unas cantidades exorbitantes de azúcar que pueden superar los de la bebida negra, pero que por ser promovidos como saludables o naturales, pasan inadvertidos por el consumidor y este los elige por sobre las gaseosas creyendo hacer una mejor elección cuando no es así.

Las bebidas más peligrosas para la obesidad

  • Tés: son ricos y nos vamos con la idea de cuán saludables son los tés como el verde o el blanco que nos ayudan a bajar de peso. Mas preparados y listos para beber, se encuentran entre las bebidas más azucaradas, es mejor prepararlos nosotros mismos y hacerlo sin azúcar.
  • Bebidas energéticas: no se destacan por ser las más azucaradas, pero si se recomiendan para recuperar los minerales que se pierden al sudar es contraproducente tomarlos si no hemos sudado o nos hemos ejercitado, además estas se destacan por sus altos índices de sodio.
  • Bebidas en polvo: son una opción rápida para las comidas, pero dependiendo de la marca podemos encontrarlas con mayor o menor azúcar. Las aguas con sabor por frutas contienen gustos más sutiles y la ventaja de que nosotros controlamos sus azúcares. Vía web encontraremos muchas recetas.
  • Zumos "naturales": se nos venden como naturales y recién extraídos de la fruta, pero en realidad cuando los adquirimos estamos comprando sumos con azucares extras (a la fruta), colorantes artificiales, conservantes y mucho más, no es de extrañar que no sean muy sanos.
  • Alcohol: aunque cervezas y vinos tienen algunos beneficios para la salud, las bebidas frutales con alcohol por lo general contiene un nivel de azúcar alto, es mejor optar por bebidas alcohólicas que nos den un beneficio a la salud como el buen vino.

Cómo consumir refrescos con equilibrio

Para estar más seguros de nuestras elecciones no hay como revisar las etiquetas de los productos y ver por nosotros mismos su nivel de azúcar y calorías, porque aun cuando un refresco se nos venda como natural, esto no garantiza que sea bajo en azucares.

Aunque no podemos dejar de ser objetivos e invitar a ingerir bebidas elaboradas en casa como las aguas frescas de frutas, las aguas saborizadas con cítricos y los jugos extraídos de las verduras y frutas de estación, para así acostumbrar nuestro paladar sólo a lo natural y fresco, además de saludable.