Esto es lo que suelen recomendar los nutricionistas y expertos en dietas:

  • No tomar más de dos o tres latas al día: Si se toman más que esta cantidad se estaría influyendo negativamente en la toma de agua y se estarían potenciando los efectos negativos de este tipo de bebida.
  • Elegir aquellos que no tienen azúcar: La mayoría de los refrescos light no tienen azúcar, pero otros simplemente tienen menos cantidad. En este caso siguen engordando y siendo muy negativos de la dieta.
  • Controlar el consumo de edulcorantes: Es difícil saber cuánto edulcorante lleva un refresco y esto puede hacer que al final nos pasemos de la dosis diaria recomendada y acabemos con problemas de estómago.

Efectos negativos de los refrescos sin azúcar en la dieta

Estos son algunos de los efectos negativos de los refrescos sin azúcar en una dieta:

  • El gas: Los refrescos con gas pueden causar molestias gástricas y contribuyen a la dilatación estomacal. Por eso deben de ser consumidos con mucha medida. Si se puede elegir, mejor bebidas sin gas.
  • Molestias relacionadas con el consumo de edulcorantes: Los edulcorantes pueden causar problemas gástricos si se consumen en exceso. Las bebidas con gas edulcoradas suelen tener una gran cantidad de estos productos, que pueden darnos problemas al sumar a los mismos otros edulcorantes que tomamos a lo largo del día.
  • Cafeína e hidratación: Para cualquier persona, pero en especial cuando se está a dieta, la hidratación es básica. Muchas personas confunden el consumo de bebidas de cola light con hidratarse, pero lo cierto es que la cafeína no solo no hidrata, aumentan nuestras necesidades de agua.
  • Sabor dulce: Somos adictos a los sabores dulces y si estamos consumiéndolos a lo largo de todo el día aumentamos las posibilidades de caer en la tentación de consumir productos azucarados, ya que no estaremos superando la adicción a los mismos.
  • Buenos hábitos: En una dieta siempre se trata de conseguir buenos hábitos de alimentación. Si en lugar de aprender a beber más agua lo que hacemos es aumentar el consumo de bebidas refrescantes no estaremos ayudándonos a adquirir buenos hábitos.

¿Cuándo tomar refrescos light?

Se debe de evitar tomar refrescos durante la comida, ya que el gas no favorece el proceso de los alimentos en el estómago. Es mejor comer con agua o con una bebida aromatizada sin gas. Los refrescos pueden reservarse para salidas con los amigos y visitar a bares, ya que cuando se tiene vida social es mucho más complicado hacer dieta.

De este modo, al salir tendremos la sensación de que tomamos algo especial y nos sentiremos un poco más recompensados y con más voluntad para evitar tomar los típicos aperitivos y pinchos que suelen acompañar a las bebidas y que no son aptos para una dieta.