A continuación, te ofrecemos todos los consejos que te ayudarán a reducir el consumo de sal y así evitar todos los problemas de salud que esta puede ocasionar, un ingrediente que no nos suele aportar ningún bneficio y del que es recomendable no abusar.

  • Evita los alimentos muy salados y sus complementos. Algunos alimentos demasiado salados los complementamos con otros porque solos son demasiado intensos para comer, lo malo es que así resultan en duos adictivos como la cerveza y las pizzas o embutidos, los vinos y quesos fuertes, las aceitunas, papas fritas y picadas con cerveza. Estos alimentos además son poco controlados en relación a que los comemos tipo botana o los fines de semana. Lo más indicado es evitarlos y comerlos solamente en ocasiones muy especiales.
  • Quita el salero de la mesa, que no esté a la mano. Esta es una técnica que aunque básica es muy efectiva, ya que así sin quererlo o siquiera notarlo estaremos educando nuestro paladar a reducir la ingesta de sal. Agrega la sal a los alimentos y quita la sal de tu mesa para no tener la tentación de añadir más.
  • Agrega la sal después de cocinados los alimentos. Si vamos salando poco a poco los guisos estos absorben más y más sal porque se impregna en los ingredientes. Prefiramos en cambia adicionar sal solamente una vez que los alimentos ya estén cocinados, para que así no absorban tanta sal.
  • Revisa las tablas nutricionales buscando sodio. Como dijimos, muchos alimentos procesados contienen cantidades muy altas de sal, por lo que es necesario revisar las tablas nutricionales aun cuando el alimento sea azucarado, ya que así como en comidas procesadas saladas encontramos cantidades desorbitantes de azucares, en alimentos dulces podemos ver que el sodio está presente aunque no lo sintamos en el sabor.
  • Educa tu paladar a consumir menos sal. Pero lo más importante de todo y el mejor consejo a seguir es que eduquemos el paladar para necesitar cada vez menos sal en los alimentos. Algunos ya por sí solos contienen un gusto salado que podemos aprovechar para añadirlo a nuestros platos como en el caso del apio y el repollo. Además te aconsejamos sustituir la sal por especias si sientes que los alimentos te dan un gusto insípido.

Y por si no lo recuerdas, en caso de pasarte de sal al preparar un plato, recuerda que en Hogarus ya mostramos las instrucciones para arreglar un plato con exceso de sal, aunque es evidente que si sigues los consejos anteriores nunca llegarás a este extremo.