Estos son los puntos que debes cuidar para reducir las alergias, algo que es posible lograr de una forma rápida y sencilla para así evitar la incomodidad que supone estas reacciones. Verás que se trata de unos hábitos que puedes poner en práctica desde ya y podrás comprobar cómo te ayudan con tus problemas alérgicos:

  • Aspira regularmente: colchones, sillones, almohadones y cubre camas están expuestas a ácaros, esos bichitos minúsculos que afectan a la salud. Lava regularmente la ropa de cama así como almohadones. Además aspira colchones y sillones para eliminar los ácaros. Es recomendable también sacar estos muebles al sol.
  • Protégete del polvo: usa filtros en puertas y ventanas, limpia regularmente el polvo con la ayuda de trapos con estática que atraen el polvo. Cierra puertas y ventanas. Limpia aparatos de refrigeración regularmente. En sí, evita que el polvo entre y se acumule en tu hogar.
  • Protégete con cubre bocas: al limpiar procura hacerlo con la ayuda de un cubre bocas, ya que así evitarás que de buscar una solución generes un problema de alergia. Lo mismo si vas a visitar lugares con abundantes flores o animales. Puede ser un poco extremo pero si es necesario es mejor prevenir.
  • Al primer síntoma toma medidas: si has tocado un gato, si un ramalazo de polvo se levantó en el estacionamiento, si pasaste por un parque en floración, al menor signo de alergia toma medidas. Lava tus manos, lava tus ojos, descongestiona tus fosas nasales o usa tu desfibrilador. Evita ser hipocondriaco pero mantente alerta.
  • Pon en alerta a tus amigos y familiares: quizá regalar un ramo de rosas sea un detalle  muy lindo para el resto del mundo, pero no para un alérgico. Procura compartir tu historial de alergias con tus amigos y familiares, para que así evites sin pena esa invitación a cenar con tu tía la de los gatos o el visitar a tu amiga la del jardín de flores.

Como puedes ver en realidad no se trata de secretos de salud complejos, sino de medidas de higiene para mantener los agentes alérgicos a raya, ya que en sí no se trata tampoco de evitar una enfermedad sino los detonantes que generan síntomas de alergia. Emplea estos simples consejos y disfruta de tus días libres de alergias y sobre todo, respira mejor.