Pero bueno, nadie tiene que saber que estamos “reciclando el pan” sino todo lo contrario, nuestra familia e invitados pueden degustar de delicatesende todo el mundo con pan de ayer ¡qué delicia!

Ideas para aprovechar el pan de otro día

Budín de pan dulce: es una receta que muchos países preparan, pero si la realizamos con sobras de pan dulce, factura argentina o pan danés es una delicia que pocos verán como un simple budín de pan, además agregar pasas maceradas en ron, frutas cristalizadas o nueces le dan un toque original muy rico.

Budin de pan

Budín de pan salado: es una receta muy parecido a la anterior, pero sin azúcar y con tantas variaciones como las podamos imaginar. Un poco de salmón y queso crema le da un sabor impresionante, atúny espinacas tienen gusto y salud, o agreguemos quesos para una receta fácil, económica y vegetariana.

Crutones para ensalada: el pan viejo se puede hacer crutones llenos de sabor al tostarlos en aceite de oliva, mantequilla o aceite simple, basta con agregar a los trocitos de pan una vez que estén tostados condimentos como sal de ajo, especias diversas o queso parmesano rallado, veremos que el sabor se concentra y hace más ricas las ensaladas.

Crutones de pan

Bruschetta italiana: también podemos cortar el pan viejo muy fino y tostarlo en el horno para crear ricas bruschetta sitalianas. Albahaca, romero y queso son combinaciones por excelencia, pero la ventaja de este aperitivo que sirve muy bien como una cena ligera, es que se pueden utilizar las sobras de la semana para crear  varios tipos de bruschetta.

Pan francés: y en el desayuno también se puede economizar de forma muy rica, con pan francés elaborado con pan viejo. Leche, huevos, y vainilla o ralladura de naranja es lo único que precisaremos para remojar estos panes que después freiremos en mantequilla. Se pueden acompañar con compotas de frutas (cualquiera que tengamos a la mano), mieles o simplemente con azúcar y canela.