En general se podría hablar de un niño con excelente memoria y con aprendizajes extremadamente rápidos, lo que a un niño normal podría llevarle horas él lo resuelve en minutos. Además con una gran avidez de absorber conocimientos y una gran sensibilidad emocional ante todos los temas que se le presentan. Estas manifestaciones de superioridad en los aprendizajes suelen aparecer a muy temprana edad y no deben descuidarse ni desmerecerse. Por el contrario tienen que ser estimuladas y guiadas para que lleguen a buen término.

Qué conductas pueden observarse

Algunas manifestaciones que pueden hacernos notar que estamos frente a un niño superdotado son:

Siendo bebés:

  • Se ponen molestos si están en una sola dirección colocados por mucho tiempo.
  • Se muestran alertas y atentos a todo.
  • Necesitan dormir menos.
  • No se sienten atraídos por juguetes que ya conocen sino que se concentran en los nuevos.

Siendo más grandes:

  • Aprenden antes a caminar.
  • Pueden hablar tardíamente pero cuando lo hacen muestran frases largas y completas.
  • Son exploradores naturales, investigan y dominan el entorno, arma y desarma cosas, abre puertas.
  • Dominan sus juguetes y una vez que los investigan los desechan porque no hay nada nuevo para aprender de ellos.
  • Muy activos, con una actividad productiva no hiperactividad propia del déficit atencional.
  • Tienen una clara idea entre la diferencia de realidad y fantasía.
  • Muestran interés a muy temprana edad por las letras y los números. También realizan cálculos sencillos.
  • Sienten atracción por todo lo nuevo ya que lo toman como objeto de investigación. Lo que le es familiar le aburre.
  • Buscan todo el tiempo información nueva no se sienten atraídos por la repetición de información, por el contrario les causa frustración no innovar.

 La pregunta sería si la escuela común está preparada para dar respuestas a niños superdotados o si quedan afuera de la educación tradicional y hay que inclinarlos desde un comienzo hacia una educación especializada sin que por ello se vea afectada su vida social de niño y su vida emocional.