Los restos de la infusión también pueden reciclarse una vez que se ha tomado, y por supuesto de esta manera darle una vida útil más a esas hojitas que si bien es cierto ya no tiene sabor, tienen nutrientes y beneficios para las plantas y para nosotros mismos.

Para las plantas estos restos suponen un importante nutriente

Usos para los residuos de té que generamos a diario

  • Nutriente para plantas: por su capacidad de absorber la humedad y sus propiedades naturales, el romper las bolsitas de té y derramar su contenido en las macetas y tierra es muy útil para césped, flores y plantas. Es una opción que no puede ser más ecológica ya que lo que vino de la tierra, a la tierra vuelve.
  • Contra los ojos hinchados: la manzanilla es antinflamatoria, por ello es buena para remediar los ojos hinchados cuando hemos tenido una mala noche de sueño. Podemos usar una bolsa ya usada y fría para desinflamar cualquier tejido de nuestro rostro, es natural y sutil, por lo que no dañará a la larga las delicadas células de la cara.
  • Para absorber olores: dentro del refrigerador, de la arena del gato o en otros lugares de la casa donde precisemos absorbentes del olor, podemos agregar el té seco o la bolsita también seca. Es como una especie de popurrí, de hecho, puedes agregar aceites de olor para que sea literalmente un popurrí muy fino.
  • Para jugar con los niños: así como se puede pintar con café, se puede crear con bolsitas de té. Basta juntar varias y sacarlas en una de esas tardes cuando no sabemos qué hacer con los niños. Al remojarlas en agua estas volverán a soltar infusión, las cuales como bien sabes tiene colores diversos y pintar con ellas crea verdaderas obras de arte, además, pintar es una terapia muy exitosa para niños hiperactivos o con déficit de atención.

Como ves es mucho lo que se puede hacer con las bolsitas de té, no dudemos en probar este tipo de reciclaje, porque hoy que se desperdicia y contamina tanto, el aportar nuestro granito de arena es más que imprescindible.