En primer lugar se organizan los botones por colores, tamaños, formas, realizando el dibujo que más nos guste. Se pueden probar muchos diseños y quedarnos con el que más nos guste. Una  vez que el diseño quede como nos guste se procede de la siguiente manera: se tiene que disponer de una tela gruesa tipo paño y cartón, el paño estará por debajo (es lo que quedará en contacto con la mesa) por encima el cartón y los botones quedarán sobre éste. Se cortan tanto cartón como tela del tamaño correspondiente, es decir, si se van a hacer posavasos se cortan círculos de 10 cm de diámetro o si se quiere hacer una carpeta decorativa se corta del tamaño que queramos (ya sea circular o carpeta camino, también puede ser ovalada o con la forma que se nos ocurra). En el caso de las carpetas no va a ser necesario el cartón, en el caso de los posavasos sí porque protege a la mesa de los líquidos que puedan salir del vaso además de darle cuerpo.

Una vez que se tiene el diseño y los cortes de tela y cartón se une con pegamento como por ejemplo la pistolita que calienta silicona y pega al contacto o puede ser otro pegamento que tengamos. Se pega la tela al cartón y luego de a uno se pegan los botones al cartón con mucha paciencia y así nos queda el trabajo terminado. En el caso de que sea una carpeta, se puede agregar una puntilla o un terminado que nos guste (no es indispensable sino que es una opción).

Otra manera de hacerlo es cociendo los botones: se pasa el hilo de botón a botón de modo que quede una tira de botones horizontales y luego se va haciendo una espiral enganchando los hilos desde abajo (o sea se va armando desde la parte de atrás), la idea es ir asegurando los hilos que unen los botones de modo que no se desarme la espiral. Para tapar todos estos hilos se coloca la tela gruesa o se pega a un cartón o se hace una espiral de crochet enganchada de los hilos de los botones.