Lo que se aconseja en estos casos es acopiar en botellas el aceite y llevarlo a los puntos de acopio o centros de reciclaje. Ya son muchas las comunas que se están ocupando de acopiar el aceite de cocina usado marcando esto un aumento en la conciencia ecológica que tan necesaria es. El principal destino que se le da a este aceite es la fabricación de biodiesel, pero se pueden fabricar otras cosas de forma casera como por ejemplo el jabón para la ropa.

Fabricar jabón con el aceite de cocina

El jabón se hace a partir de la grasa pero en este caso se parte del aceite usado, los ingredientes que se necesitan son:

  • 250 gr de sosa cáustica
  • 1 litro y medio de agua
  • 1 litro y medio de aceite

Estas proporciones se deben mantener en caso de tener menos de un litro y medio de aceite. Son optativos las esencias y los colorantes como así también agregar canela, miel, glicerina, alcohol o limón.

Lo primero que se hace es colar finamente el aceite para quitar impurezas, a parte se hierve el agua y se le agrega la sosa (no se hace al revés o sea a la sosa se le agrega el agua) esta mezcla se tiene que hacer en un recipiente de plástico grueso o de acero, si el recipiente es de otro material pueden originarse reacciones con la soda. Es importante alejarse de esta preparación para no inhalar los vapores que son peligrosos. Se va agregando el aceite de a poco y revolviendo continuamente en una única dirección para que el jabón no se corte cuando se va enfriando y se va poniendo como una crema se agregan las esencias o los productos que se quieran y se revuelve nuevamente. Luego se coloca en un molde grande o en moldes individuales, si se coloca en el grande antes que endurezca se puede cortar para dejarlo de un tamaño razonable. Después de 1 mes se podrá usar. No hay que olvidarse que la soda cáustica es tóxica por tanto en contacto con la piel o lo ojos lavar con abundante agua y concurrir al médico.