El reciclado se realiza en distintos pasos:

  1. Separación, se realiza a mano y muy poco mecanizado, se separa lo grande, lo mediano y lo pequeño. Lo grande se separa de modo visual y lo micro se puede hacer mecanizado por densidad, peso, etc. La separación molecular es por disolución del plástico.
  2. Limpieza, una vez separados hay que quitarles restos de comida papel, polvo, pegamento. Se les da un lavado con detergentes.
  3. Peletizado, el granulado limpio y seco se puede vender como “pellet” se lo funde dándole la forma de soga al enfriarse con un baño de agua. Luego se lo corta en tiras y a eso se lo llama “pellet”.
  4. Reciclaje Secundario, este reciclaje convierte al plástico en artículos que son de inferior calidad al original. En el proceso no se separan los elementos diferentes al plástico y se funden todos juntos. Luego se pasa por el tubo, se enfría y se corta.
  5. Reciclaje Terciario, en este caso se realiza una reducción del plástico a químicos básicos y combustibles. Este tipo de reciclaje es diferente a lo mencionado antes ya que hay una intervención química y las cadenas se rompen en hidrocarburos o monóxido de carbono. Hay dos métodos principales: pirolisis y gasificación.
  6. Pirolisis, es un proceso en el cual se hace la gasificación de los compuestos fácilmente degradables a través de un calentamiento directo o indirecto. Con este proceso se pueden rehacer polímeros puros con mejores propiedades y menos contaminación.
  7. Gasificación, es similar al anterior pero es un poco más drástico ya que se utilizan temperaturas superiores a los 900 °C y presiones superiores a los 60 bares. El gas que se obtiene de esta manera se puede utilizar para producir electricidad, metanol o amoníaco.