• Agua, cantidad necesaria.
  • Papel de cualquier tipo puede ser también diarios viejos o revistas y también cartón.
  • Licuadora que servirá para triturar la mezcla.
  • Recipiente para realizar el proceso.
  • Bastidor del tamaño que queramos tener las hojas resultantes, debe tener una malla fina y entrar dentro del recipiente donde se prepara la masa.
  • Prensa, se puede usar algo pesado que se apoya encima y sirve para que se escurra el agua.
  • Tela de algodón que tiene que tener un tamaño mayor al bastidor.

PAPELES QUE SE ACONSEJAN RECICLAR: papel de fotocopias, tisú, cartulina, papel madera, cartones, etc.

PAPELES QUE NO CONVIENE RECICLAR: papeles engomados, plastificados, carbónicos, papel vegetal, de calcar, metalizados o celofán.

Todos los pasos para el reciclaje casero del papel usado

  1. Se corta el papel en trozos pequeños de diferentes formas.
  2. Se sumergen en el  agua (el agua debe cubrir totalmente los papeles), se dejan en remojo una o dos horas hasta que tome consistencia pastosa. A medida que se va mojando se afloja la tinta por eso hay que cambiar el agua cada tanto para que se limpie lo más posible la pasta.
  3. Con la licuadora se tritura la mezcla hasta que quede homogénea de textura suave y cremosa. A esta pasta se le puede agregar algodón para triturarlo también y tener mayor volumen.
  4. Esta pasta se estira en el recipiente de modo que quede uniforme para poder colocar el bastidor en él. Si está muy sólida se obtendrá algo parecido al cartón, para que sea más del tipo papel se puede agregar agua hasta una consistencia más líquida.
  5. El grosor con el que quede sobre el bastidor será el grosor del papel a obtener.
  6. Una vez que esa pasta cubra la malla del bastidor, se saca del molde y se la deja escurrir. Una vez que esté bastante escurrida se la saca del bastidor y se la coloca sobre la tela de algodón con mucho cuidado para que no se desarme.
  7. Para que termine el proceso de secado se coloca el peso a modo de prensa y así obtener una hoja más lisa. Este proceso dura unas 12 horas. Se puede planchar para acelerar el proceso de secado siempre con una tela que cubra la hoja, o sea se plancha encima de la tela y no directamente sobre el papel.
  8. Una vez concluido el secado se separa la hoja de la tela con mucho cuidado y así se obtiene una nueva hoja de papel hecha con hojas que no servían y se iban a tirar a la basura.
  9. Para usarlo para escribir hay que rociarlo con laca en aerosol.