La comida es la segunda estrella de la noche después de la novia, ya que las personas tras la boda comentan lo linda que la novia lucia y lo rica que la comida estuvo… o lo contrario. Tus comensales de seguro amarán estas tres recetas. Muchos optan por organizar un banquete en un restaurante o salón de boda que cuenta con su propio equipo de cocina. Pero para todos aquellos que deciden organizar su propio menú, con la ayuda de los invitados, os damos estas recetas muy sencillas que resultarán rápidas de preparar y además ofrecen una buena presentación, ideales para este día especial.

Dátiles rellenos de queso de cabra

  • 12 dátiles sin hueso.
  • 12 rodajas o tiras de jamón.
  • ½ taza de queso de cabra.
  • ¼ de taza de nueces picadas.
  • Vinagre balsámico.

Combina perfectamente las nueces y el queso de cabra, rellena con esto cada dátil y enrolla con las tiras de jamón. Llévalos al horno hasta que el jamón quede crocante y sirve con un poco de vinagre balsámico.

Para una versión más económica puedes cortar los dátiles a la mitad y usar queso crema, tocino cortado muy fino, y agregar unas gotas de limón al queso para dar ese toque ácido que tiene el queso de cabra.

Ensalada de pera y queso azul

  • 6 peras partidas en rebanadas grandes.
  • 1 t. lechuga romana.
  • 1 t. lechuga italiana.
  • 1 t. lechuga morada.
  • 1 t. rúcala.
  • ½ t. nueces confitadas.
  • Queso azul al gusto.

Como toda ensalada esta es muy sencilla de hacer. Montamos todo los ingredientes en un tazón grande y mezclamos, agregamos queso azul desmoronado al gusto y servimos con esa mezclamos de sabores dulces y amargos que los ingredientes nos aportan.

Bañamos con una vinagreta de aceite de olivo, vinagre balsámico, miel y un toquecito de pimienta y sal.

Torre de tomates y salmón

  • 6 tomates.
  • 12 rebanadas de salmón ahumado.
  • 6 bolas de queso mozzarella fresco.
  • 12 hojas de albahaca grandes.

Para la salsa vinagreta:

  • ¼ t. Aceite de olivo
  • ¼ t. vinagre blanco
  • ¼ cucharadita de Mostaza
  • Una pizca de pimienta y sal

Rebanamos los tomates y las bolas de queso mozzarella fresco en rodajas de medio centímetro de grosor. Montamos en cada plato colocando una rebanada de cada ingrediente alternadamente. Saldrán 12 platos en total porque cada plato se montará con 2 rebanadas de cada ingrediente.

Mezclamos en un recipiente aparte la vinagreta y bañamos con un poco de ella cada plato antes de servir.

Estas tres recetas son gourmet, encantan a todos y se realizan apenas invirtiendo unos minutos por plato. Claro está, es necesario adaptar cada receta al número de tus comensales.