Fue creada por Gustave Eiffel y su construcción duro más de dos años con la mano de más de 250 obreros. Hubo algunos momentos donde pensaron en destruirla pero con la llegada de la guerra, vieron una posibilidad de usarla como antena de radiodifusión ayudándoles a captar mensajes. se encuentra a la orilla del rio Sena en el extremo del Campo Marte. Fue construida en poco más de dos años a forma de conmemoración del centenario de la Revolución Francesa.

Te mostramos a continuación las cinco razones más importantes para recomendarte una visita a este monumento durante tu viaje a Francia:

  • Paisajes hermosos: desde la cima de la torre se pueden apreciar bellas estampas de Paris, perfecto para tomar fotos de recuerdo o simplemente disfrutar de la vista.
  • Maravilla del mundo: no todos los días se puede visitar una denominada “maravilla del mundo” puesto que se ha ganado con honores al ser única y espectacular.
  • Deliciosa gastronomía: dentro de la torre hay  dos restaurantes donde puedes encontrar deliciosos platos tradicionales de Paris. El 58 Tour Eiffel que se encuentra en el primer lugar y el Jules Verne ubicado en el segundo nivel.
  • Patinaje: si tienes la suerte de ir en temporada de invierno, podrás disfrutar de una pista de patinaje sobre hielo que es de uso libre para los visitantes.
  • Historia: en el último nivel podrás encontrar un modelo de la oficina de Gustav y otros personajes históricos que interactuaron en la época.

El primer nivel se encuentra a unos 57 metros sobre el suelo y puede soportar hasta unas 3 mil personas sobre ella y cuenta con una vista de 360° sobre la hermosa ciudad de parís. En cada uno de los niveles podrás encontrar parte de la historia de este monumento, así como también cada nivel tiene su propia capacidad para albergar turistas ya que cada nivel mide menos que el anterior, formando la icónica forma de la torre.

Un concejo es el de visitar la torre tanto de día como de noche ya que este monumento cuenta con un juego de luces que la iluminan desde la base hasta su parte más alta. Esto se logra con el uso de unas 10 mil luces que en un principio eran de gas pero luego se cambiaron a bombillas eléctricas.

Y si todo esto puedes conseguirlo visitando gratis la Torre Eiffel mucho mejor, ni siquiera el presupuesto para el viaje será un impedimento para descubrir el encanto de este lugar emblemático de la capital de Francia.