Hay que diferenciar entre razas de perro pequeñas de por sí, como un Chihuahua o aquellas que deben su pequeño tamaño a una selección genética. Es el caso, por ejemplo, del caniche toy. Los caniches pueden ser de muchos tamaños, pero los toy son los pequeñitos de la familia y se han conseguido con cruces de ejemplares muy pequeños hasta conseguir miniaturas.

Según las razas de perro, sus correspondientes miniaturas deben de cumplir con determinadas características para ser consideradas tales. El peso, la altura o la longitud pueden influir en esta denominación.

El carácter de un toy

Un perro miniatura suele tener el mismo carácter que caracteriza a los ejemplares de más tamaño de la raza. Aunque a veces hay algunos cambios, son mínimos y en todo caso resaltan alguna cualidad ya existente.

Pero hay que tener en cuenta que el carácter del perro no viene dado exclusivamente por la raza. Hay rasgos del carácter que tienen que ver con la educación que reciba el animal. Un perro que ha sido bien socializado y bien educado desde pequeñito no suele tener problemas de carácter.

Por el contrario, un perro consentido, al que no se le han puesto límites y que ha actuado siempre tal y cómo ha querido, es lógico que acabe dando muchos problemas a sus dueños. Y este es un problema frecuente con los perros enanos, ya que muchas personas los tratan como si fueran bebés, sobreprotegiéndoles y olvidando que necesitan de normas y de disciplina.

Aunque un perro pequeño con problemas de carácter no es tan peligroso como uno grande, puede realmente causar muchos conflictos al tratar de morder a otros miembros de la familia por celos, ladrar y dar problemas con los vecinos o tratar de pelear con otros perros.

Perfectos para pisos

Este tipo de perros son perfectos para convivir en pisos, ya que su pequeño tamaño hace que se sientan a gusto en casa y no necesiten demasiado espacio. Esto no quiere decir que no precisen de sus dosis de ejercicio, que dependerán de la raza.

Algunas personas que no pueden someterse a horarios fijos prefieren uno de estos perros porque pueden enseñarlo a hacer sus necesidades en un lugar muy concreto de la casa y limpiarlo al llegar. De este modo, el perro sale a pasear pero no con el objetivo de aliviarse.

Esto sería imposible con un perro de gran tamaño por el olor y los inconvenientes que podría llegar a causar. Algunas personas han logrado acostumbrar a sus perritos a que hagan sus necesidades en un arenero como los gatos, aunque esto ya es más complicado porque ellos no tienen el instinto que tienen los mininos de enterrar sus heces.

Si estás pensando en un perro enano como mascota, elige a tu compañero en función de su carácter y no solo de su tamaño. Recuerda que perros grandes como los galgos se adaptan muy bien a la vida en un piso pequeño y que son extraordinariamente tranquilos.