Vemos a menudo como los periódicos se llenan con titulares que nos cuentan como un pitbull ha matado a un niño o que un Rottweiler ha atacado a una persona. Sin embargo pocas veces se nos da toda la información sobre el tema, es decir, los antecedentes del perro y las circunstancias reales en las que se produjo este ataque.

Un dueño adecuado a cada perro

En gran parte de los casos el problema no radica en el animal, sino en su dueño. Dejando a parte los casos de aquellos que entrenan a sus perros para peleas, en los que ya estamos hablando de un delito, es común que el problema se origine por la ignorancia de quien se hace con un can sin conocer sus características y sin tener los conocimientos más básicos para educarlo.

El riesgo de las razas más peligrosas depende mucho del dueño

Esto ocurre especialmente con las personas que tienen una finca y adquieren un perro para tener allí. Si además los dueños tan solo van en vacaciones y algunos fines de semana, el perro acaba pasando demasiadas horas solo. Esto, unido a que generalmente no se le presta demasiado cuidado a su educación ya que al estar fuera no resulta molesto, convierte a estos perros en candidatos para desarrollar problemas de comportamiento y de disciplina que aunque en la mayoría de los casos no tienen consecuencias pueden acabar creando algún conflicto, sobre todo si el animal puede escapar de la propiedad.

Otras personas escogen a un perro porque les gusta su aspecto, sin pensar en sus características y necesidades. Al final un perro muy fuerte y con un carácter tozudo puede acabar en casa de una persona que no es capaz de dominar a su animal ni física ni psicológicamente.

Unos buenos dueños pueden convertir estos perros en mascotas perfectas

Los híbridos, un caso diferente

Un punto y a parte sería el tema de los híbridos entre perro y lobo. Aunque en España no se han puesto tan de moda como en otros países, es posible encontrar animales fruto de estos cruces.

Los lobos son animales que no han sido domesticados y sus reacciones son muy diferentes a la de los perros domésticos, que aunque tienen antepasados comunes llevan siglos conviviendo con el hombre y se han convertido en una especie muy diferente.

híbridos de perro y lobo

Los híbridos son animales peligrosos, difícilmente adiestrables incluso para los expertos y con un carácter sumamente inestable. Tener a uno de estos animales conviviendo con el hombre es una irresponsabilidad en la mayor parte de los casos ya que es muy difícil saber como van a reaccionar y el instinto del lobo prevalece sobre el del perro en un altísimo porcentaje de casos.