Esta frase, pronunciada con cara de asco, es lo que muchos se encuentran al mostrar a su mascota. Aunque a algunos les pueda parecer mentira, las ratas son excelentes mascotas y están lejos de la fama que se les ha puesto de agresivas o ariscas.

Alguien bautizó a estos roedores como los “perros low cost”, debido su gran sociabilidad pero su bajo coste de mantenimiento. Por este motivo, no es un problema tener más de una, lo cual les hará la vida mucho más feliz, ya que son animales que aprecian enormemente la compañía de sus congéneres.

Lo ideal es llevarse a dos o más ratas de una camada juntas, ya que de este modo nos ahorramos realizar presentaciones y aislamientos, pero en caso de que se quiera añadir un nuevo miembro adulto a una jaula con otras ratas, las presentaciones son similares a las que se realizan con dos gatos.

Su jaula

Cuanto mayor sea la jaula, más a gusto estarán tus animales y más libremente podrán moverse. Como son animales trepadores por naturaleza, es bueno que la jaula tenga al menos dos pisos para que pueda subir y bajar sin problemas. Las ratas son muy escurridizas, así que debes de tener cuidado de que el espacio entre los barrotes de la jaula no sea demasiado grande. Ante la menor sospecha de que podría caber por ellos, lo mejor es forrar la jaula con una malla metálica para impedir que se escape accidentalmente.

 Evita los sustratos de serrín, ya que este les causa problemas respiratorios, utiliza mejor virutas de maíz o cáñamo o simplemente papel prensado. Coloca juguetes como tubos, pelotas o madrigueras de cartón que puedan destruir a placer.

Conoce qué jaula usar para una rata o qué cuidados tener en cuenta

La alimentación y cuidados

El mejor alimento para las ratas son los preparados que se encuentran a la venta, ya que garantizan que llevará una correcta cantidad de cada uno de los ingredientes. Se puede completar esta dieta con croquetas para gato si se considera que necesita más proteínas y un poco de fruta o verdura pero teniendo en cuenta dos cosas muy importantes:

  • Las ratas no pueden expulsar gases, por lo que hay que evitar aquellos alimentos que puedan producírselos
  • Sintetizan su propia vitamina C, así que hay que evitar los productos más ricos en la misma.

Una rata en contacto con otros animales debe de desparasitare cada tres meses, pero si no tiene contacto con el exterior ni con otras mascotas puede ser suficiente una vez al año. El veterinario, que debe de revisarla una vez al año, nos dará los mejores consejos en cada caso determinado.

Hay que evitar que les den corrientes de aire o que sus jaulas estén en lugares muy fríos ya que son animales propensos a los catarros y problemas del sistema respiratorio.  Si presenta síntomas catarrales, hay que llevarla inmediatamente al veterinario.