1. Flexiones o lagartijas: para trabajar los brazos y el equilibrio total del cuerpo no hay como este ejercicio donde debes colocarte paralela al piso deteniéndote por tus brazos y pies (seguro ya conoces la postura), y bajar con la ayuda de tus brazos al flexionarlos. Puedes hacerlo más sencillo doblando las rodillas y sosteniéndote con ellas en lugar de tus pies y hacerlas más intensas cerrando cada vez más el espacio entre ambos brazos.

Flexiones para quemar grasas

  1. Jumping Jacks: este ejercicio es sencillo y parece también fácil pero con un ritmo regular es extenuante y quema calorías al por mayor. Brinca separando las piernas y levantando los brazos (formando una X con el cuerpo) hasta toparse las manos unas con otras sobre la cabeza y unir de nuevo los pies. Si eres principiante este ejercicio lo puedes hacer con un ritmo lento e ir acelerando conforme vayas tomando más resistencia.

Rutina de jumping jacks

  1. Skipping: básicamente se trata de simular que estás corriendo y hacerlo fijo en tu lugar. Al igual que los jumping Jacks, es un ejercicio que se puede realizar con un ritmo más lento o acelerado dependiendo de la condición física que tengamos.
  2. Sentadillas: son las clásicas sentadillas de toda la vida pero para realizarlas bien es necesario que se hagan con la espalda recta y bajando hasta tener las rodillas totalmente dobladas cual si estuvieras sentada. Se pueden realizar con las piernas abiertas y bajando menos cuando apenas empiezas con este ejercicio.

Las sentadillas también queman muchas calorías

  1. Elevaciones de piernas: acostado sobre tu espalda has fuerza con la ayuda del estómago y bajo glúteo, con ella realiza elevaciones de las piernas pegadas y rectas. Al principio puede ser muy pesado por lo que se vale flexionar un poco las rodillas para un ejercicio de principiantes.

Realizar estos 5 ejercicios por 2 minutos cada uno con descansos de medio minuto entre cada intervalo, a fin de lograr una rutina de un total de 12.5 minutos al día, o lo que es lo mimo, un ejercicio completo por menos de un cuarto de hora.

Ahora el clásico pretexto de no tener tiempo es imposible cuando tienes a la mano una rutina como esta para lucir genial y tener una salud envidiable.