Hay que tener en cuenta que no estamos hablando de productos milagro, si te prometen que tomando una pastilla perderás grasa sin necesidad de hacer dieta o de realizar ejercicio puedes estar seguro de que te estarán mintiendo.

No obstante, es totalmente cierto que existen productos que pueden ayudar a acelerar la pérdida de grasa, sobre todo cuando esta está localizada en una zona concreta o cuando con la dieta y el entrenamiento ya se ha dejado de perder.

Tipos de quemagrasa

Existen diferentes tipos de quemadores de grasa según el modo que utilicen para eliminarla. Estos son los más frecuentes y cada uno de ellos es el mejor para un determinado tipo de personas. Incluso en algunos casos se pueden combinar entre sí para lograr mejores resultados.

  • Termogénicos: Entre estos nos encontramos algunos quemadores de grasa que simplemente están compuestos de cafeína. Esta es muy diurética y ayuda a eliminar el agua sobrante, pero realmente no se está quemando grasa.

Los que realmente actúan quemando grasa lo hacen aumentando el calor del cuerpo y acelerando de este modo el metabolismo. De este modo se consigue un mayor gasto energético, logrando que se queme más grasa que tan solo con dieta y ejercicio.

Este tipo de productos son indicados para personas que quieren perder varios kilos de peso y quieren de una ayuda que suponga un estímulo para perderlos más rápidamente.

  • Bloqueadores de carbohidratos: Se trata de productos que impiden que el cuerpo procese correctamente todos los hidratos de carbono de la comida. Estos son eliminados con las heces y por tanto, al no disponer de esta fuente de energía, el cuerpo recurre a la grasa acumulada.

Este tipo de productos no son recomendados para los deportistas, ya que al no añadir glucosa entre sus ingredientes pueden hacer que no se tenga la energía que hace falta de manera inmediata al realizar un esfuerzo.

Tampoco son una gran solución en las dietas para perder peso, ya que si no se come de una manera adecuada, al dejar las pastillas se engordará rápidamente otra vez.

Sin embargo, si son una solución adecuada para comidas o eventos especiales en los que haya que saltarse una dieta, de modo que se pueda comer con moderación pero de todo sin sufrir las consecuencias.

  • Suplementos para metabolizar grasas: Aquí entrarían productos como la L-Carnitina que estimulan que el cuerpo consuma las grasas acumuladas. Funcionan si se hace ejercicio, ya que si no se provoca en el cuerpo la necesidad de conseguir energía extra, no valdrán de nada.

Este tipo de productos funcionan con personas que realizan actividad física y comen de una manera sana y equilibrada.

  • Inhibidores del apetito: Solo son recomendables utilizados a corto plazo, ya que eliminan la sensación de hambre, lo que permite que la persona pueda comer muy poco. Pero esto podría hacer que se coma demasiado poco y no se lleve a cabo una dieta equilibrada, por lo que es necesario tomarlos siempre con el debido control