El Vaticano está ubicado en Roma, es un estado independiente y contiene 1000 habitantes y tiene sólo 0,44 km, lo que lo convierte en el país más pequeño del mundo. Se encuentra en el Centro Histórico de Roma y está rodeado enteramente por la ciudad. Los visitantes entran al Vaticano por la Plaza de San Pedro.

Prepárate para conocer sus maravillosos lugares, entre los cuales tienes El Museo del Vaticano, los más grandes del mundo con más de 1400 habitaciones. Atesora las galerías con más de 3.000 años de arte, la Capilla Sixtina y partes del palacio papal.

Museo vaticano, uno de sus pasillos

Pero, vamos por parte. Puedes comenzar visitando la fastuosa Capilla Sixtina, construida principalmente como la capilla privada del Papa y también como el lugar en donde los cardenales eligen al nuevo Papa. Miguel Ángel pintó los magníficos techos abovedados de la capilla y decoró la pared del altar con imágenes del Juicio Final. Artistas como Perugino y Botticelli también realizaron obras igualmente grandiosas.

Techo de la capilla sixtina

Aunque sigas con la boca abierta por tanta majestuosidad, queda bastante todavía. En la Plaza de San Pedro, mundialmente conocida, se encuentra en el centro un obelisco egipcio de 25 metros de altura. Esta plaza les da la bienvenida a los visitantes de todo el mundo.  Luego, en la Basílica de San Pedro, una de las iglesias más grandes y bellas del mundo, es la antesala de lo que te espera ver en su interior ya que, antes de ingresar en ella, te quedas estupefacto con la visión de la basílica. Debes saber que para acceder a este lugar, debes vestir con ropa apropiada, nada de hombros y piernas al descubierto. Aunque es uno de los lugares gratuitos que ver en el Vaticano debemos aceptar sus normas si queremos que nos permitan la entrada, aunque se pueden vestir prendas con mensajes violentos o incluso satánicos, no es posible vestir pantalón corto, algo ideal para los meses de verano.

Plaza de San Pedro

Algo curioso de observar son los Guardias Suizos, que han protegido El Vaticano desde el año 1506. Hasta el día de hoy portan los uniformes de la Guardia Suiza, bastantes coloridos. Si no te has cansado todavía y tus ojos piden ver más belleza, un paso obligado son los Jardines Vaticanos, con una pequeña villa y fortificaciones medievales que separan al Vaticano de Roma. Encontrarás un espacio natural, arquitectónico y artístico de gran belleza y espiritualidad en una extensión de 32 hectáreas.

Pero todavía falta… El espectacular domo de la Basílica de San Pedro te impresiona. Lo primero es su gran espacio de más de 15.000mt2  y con capacidad para 60.000 personas. Sí, leíste bien. Una vez dentro, decide si recorrer alguna de las tres naves, separadas por grandes pilares, transitarás por un lugar plagado de mármol, mosaicos originales, esculturas de los santos fundadores, la impresionante Piedad de Miguel Ángel. Si sigues avanzando, encontrarás la tumba de Juan Pablo II, y en otra capilla puedes encontrar la Capilla del Santísimo Sacramento.

Interior de la Basílica de San Pedro

¿Quieres más? La Cúpula de la Basílica se eleva a una altura de más de 135,00 metros, se ganó el título de la más alta del mundo y si lo deseas, puedes subir sus 551 escalones. También, si todavía no te ha alcanzado, puedes visitar el Vaticano Subterráneo  en dónde está la tumba de San Pedro, Las Grutas Vaticanas  y La Necrópolis.

Realmente, esta visita, no tiene desperdicio. No digas que no te lo dije.