Varsovia es una ciudad grande y en expansión, de más de 1,7 millones de personas y que se divide en dos mitades desiguales. El interés de la mayoría de los visitantes está en el lado occidental del río, alrededor del moderno distrito financiero. Su pieza central es el Palacio hito de la Cultura y la Ciencia (Palac Kultury i Nauki), una confección del realismo socialista que se puede ver desde prácticamente cualquier lugar de la ciudad.

Palacio de la Cultura y de la Ciencia en Varsovia

El epicentro de Varsovia para los visitantes es la llamada Ruta Real (Trakt Królewski), que va desde el norte hasta el sur de la Nueva y Vieja ciudad, más allá de las tiendas de moda de Nowy Świat, los palacios que sobrevivieron a la guerra y los jardines reales de Łazienki Park, antes de llegar al Palacio de Wilanów, al sur del centro de la ciudad.

Parque en Varsovia: Lazienki Park

El llamativo casco antiguo de Varsovia puede parecer que se remonta a varios siglos en el pasado, pero la vieja gal apenas ha llegado a una edad madura. El área minuciosamente reconstruida fue galardonada con un puesto en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1980. Las atracciones imprescindibles en los alrededores del casco antiguo son el Castillo Real, la Catedral de San Juan y la Ciudadela. No dejes de visitar el Museo del Levantamiento de Varsovia, para conocer un poco la historia de los valientes hombres y mujeres que se alzaron en la Segunda Guerra Mundial, así como el Palacio de la Cultura y la Ciencia.

Castillo Real de Varsovia

Varsovia es sorprendente, ya que es una ciudad que fue reconstruida básicamente a partir de cero después de la Segunda Guerra Mundial. Ofrece una enorme cantidad de espacios verdes, con frondosos parques donde podrás encontrar barcos de remo, cafés al aire libre, durante el verano, y conciertos de música clásica gratis que atraen a multitudes a una escena retirada de las imágenes de la aburrida era comunista de Varsovia. Y no te pierdas los palacios y otros edificios históricos y culturales como el espléndido Łazienkiel parque público más grande de la ciudad y el Palacio Wilanów.

La vida nocturna de Varsovia es una de las mejores de Europa del Este, hoy en día cuenta con una multitud de bares y clubes repartidos por toda la ciudad, así como una generosa dosis de entretenimiento intelectual, como conciertos de música clásica y ópera. Hagas lo que hagas, no debes salir de la ciudad sin probar el wódka (vodka). Se presenta en una gran variedad de sabores y matices, como elmyśliwska (vodka del cazador), que tiene un sabor parecido a la ginebra,wiśniówka (con sabor a cerezas), pieprzówka (pimienta) y el famoso Żubrówka (vodka bisonte). Los polacos tradicionalmente bebían vodka pero nunca en cócteles.

Comer en Varsovia será una excelente experiencia

Las opciones gastronómicas han mejorado sin fin en Varsovia, la cocina internacional aparece regularmente junto a los platos típicos polacos. Además de esto, la cocina polaca también ha sufrido algunas transformaciones importantes, aligerando los viejos y tradicionales platillos, con menos grasa y empleando ingredientes más frescos.