Pekín está repleta de hoteles y restaurantes de primera calidad, un sistema de metro de clase mundial, que se convertirá en el más grande del mundo en 2015 y algunas de las obras arquitectónicas más llamativas y modernas en el planeta.

Sin embargo, más allá de la modernidad, esta antigua ciudad todavía puede ofrecer un increíble número de lugares de interés histórico, incluyendo su notable red de callejuelas Hutong, que proporcionan un ambiente único. Pekín es también la más conveniente plataforma de lanzamiento del país para los viajes al lugar más famoso de china, la Gran Muralla, es sin duda el que más destaca de entre todos los monumentos en Pekín que podremos visitar, un icono de China a nivel mundial.

Imagen de la Gran Muralla China

El lago Beihai cubre casi la mitad de las 67 hectáreas (168 acres) del Parque Beihai en Pekín y es un lugar popular para patinar en invierno y dar paseos en bote en verano. A la isla de Qiong Huaen el extremo sur del lago, se llega por un puente de mármol y es el hogar de un santuario budista tibetano y el Templo de la Paz Eterna.

Parque Beihai, bañado de un lago que permite disfrutar de un agradable paseo

El zoológico de Pekín es el más antiguo de Asia y el hogar de los osos pandas gigantes de fama mundial, que disponen de su propio espacio en este lugar de la capital china. Situado en la zona noroeste de la ciudad, es el hogar de más de 7.000 animales, incluyendo monos dorados de Sichuan, yaks del Tíbet, tortugas marinas del mar de China, tigres de Manchuria y leopardos de las nieves.

El zoológico también es famoso por ser el hogar de la investigación zoológica y de vivienda de muchas aves y animales raros. Durante la dinastía Qing, el zoológico era un jardín privado, pero más tarde se convirtió en una granja experimental y pequeña casa de fieras. Se abrió por primera vez al público en 1908, pero fue destruido durante la ocupación japonesa de Pekín (1937-1945), sólo para volver a abrir en 1950.

En el zoo de Pekín podremos disfrutar de los adorables osos panda

Cada una de las ciudades de china una vez tuvieron tambores y campanarios, usados ​​para informar a los ciudadanos en cuanto a la hora del día y para anunciar el toque de queda. La Torre del Tambor de Pekín, en el norte de la ciudad, fue construida originalmente en el siglo XIII y reconstruida alrededor del año 1420 cuando el campanario fue construido. Las sorprendentemente diferentes torres ofrecen vistas maravillosas a través de Pekín, y los callejones que rodean el centro de la ciudad merecen ser explorados.

Torre del Tambor

Construida en el siglo XV, la Ciudad Prohibida de Pekín es un impresionante complejo de patios, pasillos, pabellones y jardines. Fue el hogar de 24 emperadores de las dinastías Ming y Qing. En la actualidad alberga una vasta colección de reliquias de incalculable valor, entre pinturas, cerámica antigua y bronces, y está reconocida como un Patrimonio Mundial de la UNESCO en Pekín.

Ciudad prohibida en Pekín