El símbolo de la ciudad de Catania es la  Fontana dell'Elefante que fue construida con material volcánico en 1736 por Giovanni Battista Vaccarini. Se narra anecdóticamente que el elefante en sus inicios no exhibía sus genitales, motivo por el cual los hombres de Catania asumieron que era asexuado y sintieron vulnerada su masculinidad, razón por la cual el artista añadió testículos  a la estatua.

Fuente o Fontana dell Elefante en Catania

Catania es una ciudad con arquitectura barroca principalmente, fue declarada  Patrimonio de la Humanidad  por la Unesco en el año 2002. Corresponde a las «Ciudades del barroco tardío de Val di Noto». Entre las iglesias barrocas que es importante visitar tenemos: La Catedral de Santa Águeda (Duomo), La Abadía de Santa Águeda (la Badìa di Sant'Agata), San Plácido (la Chiesa di San Placido), San José del Duomo, Santísimo Sacramento del Duomo, San Martín de Los Blancos, Santa Águeda la Vetusta (la Chiesa di Sant'Agata la Vetere), San Blas o Santa Águeda de la Hornacha (la Chiesa di Sant'Agata allá Fornace), Santo Cárcel o Santa Águeda de El Cárcel, San Francisco de Asís, alojamiento de los restos mortales de la reina Leonor de Sicilia, San Miguel Arcángel o iglesia de Los Minoritas, San Benedicto, San Francisco de Borja o Iglesia de los Jesuitas, San Julián, San Camilo de los Crucíferos, San Nicolás la Arena, Santo Domingo o Santa María La Grande, San Cayetano Las Grutas, Santa María de la Merced, Santa María de Montserrat, Santa María de Jesús, Santa Úrsula, San Berilo,, Santa Clara, Santa Ana, San Sebastián, Santa Marta, Santo Niño, Santa María de la Providencia, San Agustín, San Cristóbal, Santos Cosme y Damián, Santos Jorge y Denís, Ángeles Guardianes, San Vito, Santísimo Salvador, Crucifijo de los Milagros, Crucifijo de la Buena Muerte, entre otras.

Estilo barroco en Catania

El estilo barroco se caracteriza por sus curvas, adornos,  fantasías, sutilezas, máscaras sonrientes y puttis o amorinos; que son ángeles  amorosos, representados principalmente como un niño varón gordito desnudo o adornados con flores, son diferentes a los ángeles bíblicos querubines, ya que estos tienen cuatro caras de diferentes especies y varios pares de alas y son ángeles de segundo orden. Los puttis estarían más emparentados con la corte de Cupido.

Interior del Palacio Biscari

Los palacios de interés para visitar en Catania sobresalen por  su aristócrata extravagancia, propia del bello arte barroco; entre estos  tenemos: El Palacio Biscari, el palacio de los Elefantes, el Palacio de El Seminario de Los Clérigos, el Palacio Reburdone, el Palacio Hernández, el Palacio Gioeni d'Angiò, Palacio Sangiuliano, el Palacio de la Universidad, el Palacio Pardo, el Palacio Marletta, el Palacio Massa di San Demetrio, el Palacio Carcaci, el Palacio Manganelli, el Palacio Valle, el Palacio Serravalle, el Palacio Gravina Cruyllas, el Palacio Asmundo, el Palacio Villaroel, el Monasterio Benedictino de San Nicolás la Arena, Villa Cerami.

Realmente hay mucho para ver en Catania, es importante añadir que es un destino Gastronómico donde podrá disfrutar de una deliciosa Pasta Alla Norma acompañada de un buen vino siciliano. Disfrute su visita a Catania.